Cómo empezar a correr para no morir en el intento

Lo mejor es comenzar poco a poco, para que tengas ganas de repetir el ejercicio.​

Lo más popular

Empezó a correr un día y ha llegado a formar todo un movimiento 'Mujeres que corren', que es el título de uno de sus libros. El último que ha publicado Cristina Mitre se titula 'Correr es vivir a tope de power'. Incluso ha corrido su primera maratón y, por eso, se anima a dar unos consejos para todas aquellas interesadas en el running, o que se quieren iniciar como runners.

Empezar poco a poco

Cristina confiesa que la primera vez que salió a correr fue muy duro, pero siguió adelante. Afirma que tienes que esforzarte por hacerlo durante al menos 21 días para crear el hábito. Eso sí, debes empezar poco a poco, sin cansarte mucho, para que no decidas abandonar la actividad.

Publicidad

Lo mejor es iniciarse en el running a través de los 'cacos', es decir, intercalar intervalos en los que caminas y otros en los que corres. De esta manera irás cogiendo fondo sin llegar a cansarte demasiado.

Por supuesto, antes de empezar a correr lo mejor es que tu médico te realice un examen para comprobar que tanto tus articulaciones como tu corazón podrán soportar esta nueva actividad.

Elegir el ritmo adecuado

Lo mejor es tener un pulsómetro para controlar bien tu ritmo cardiaco. Si no tienes, debes saber que para correr al ritmo adecuado, tienes que ser capaz de mantener una conversación mientras corres. Si no puedes, el ritmo es demasiado alto y debes frenar un poco. No pasa nada si empiezas despacio, poco a poco mejorará tu forma física.

Si te tomas el entrenamiento en serio, no debes aumentar ni la distancia ni la intensidad más de un 10% a la semana.

Cuándo salir

No intentes salir todos los días, porque no es realista. Con tres días a la semana, dejando entre medias uno para descansar, es más que suficiente. Los días de descanso puedes hacer ejercicios de resistencia con pesas, gomas o el peso de tu propio cuerpo. También puedes apostar por un cardio más ligero, como una clase de baile o la elíptica.

Lo más popular

La importancia de la motivación

Cristina reconoce que la motivación es lo más importante para poder superar este enorme esfuerzo. Ella comenzó a correr para perder unos kilos y al final correr se ha convertido en su pasión. Con tan solo 25 años, superó un cáncer de ovarios y gracias al running, se siente más serena y sana. Además, el ejercicio reduce las posibilidades de recaer en esta enfermedad.

Cuándo estirar

Nunca estires antes de salir a correr o de realizar cualquier actividad física. ¿La razón? Los músculos no están calientes, por lo que no están preparados para estirarse bien. Y por esta misma razón tampoco están preparados para soportar el comienzo repentino de la carrera. Lo que sí debes realizar es un calentamiento activo durante al menos diez minutos. Eleva tus pulsaciones trotando un poco, saltando, haciendo un calentamiento activo en el sitio, pero nunca algo estático.

Después de correr debes dedicar otros diez minutos a caminar, bajando así tu ritmo cardiaco. Cuando te sientas más calmada, debes estirar bien todos los músculo. Debes dedicar unos 15 minutos a esta actividad, que ayudará a que los músculos se recuperen más rápido y conserven su flexibilidad.

Qué como para correr

Cristina admite que no cree en las dietas específicas para correr. Lo que sí se debe hacer es mantener una dieta sana y equilibrada, sin saltarse ninguna comida. Ella recomienda seguir el siguiente menú:

  • Un desayuno a base de copos de avena y leche.
  • A media mañana tomar una pieza de fruta y medio sándwich.
  • Comida: mezclar proteínas con carbohidratos saludables.
  • Merienda: tomar otra fruta y una barrita de cereales saludable.
  • Cena: tomar una ración de proteínas y otra de verduras.

¿Con todos los gadgets para correr?

Aunque ahora hay un montón de ropa y dispositivos para correr, lo más importante es invertir bien en dos prendas básicas: las zapatillas y un sujetador deportivo.

Compra las zapatillas de correr en una tienda especializada, donde te analizan la pisada, de manera que te recomienden las zapatillas o plantillas más adecuadas. Las zapatillas marcan una diferencia muy grande a la hora de correr. No todas sirven para todos los pesos, tipos de pisada y tipo de terreno en el que se entrena, así que lo mejor es consultar a un experto.

Invierte también en un sujetador deportivo de alto impacto. No importa cuánto pecho tengas, se puede desplazar hasta 21 centímetros, así que lo mejor es llevarlo todo bien sujeto. En el resto de prendas y artilugios no hace falta gastarse mucho dinero, sobre todo cuando estás empezando. Comienza con lo más simple, no te cargues de cosas innecesarias.