Mancuernas, el aliado perfecto para endurecer los brazos

Son perfectas para las mujeres y te permiten ponerte en forma sin salir de casa.

Las mancuernas son unas pequeñas barras lastradas en los extremos que se emplean en el trabajo con cargas. Como todas las herramientas deportivas, existen de distintos tamaños, materiales y, por supuesto, de distinto peso. El peso puede ser fijo o variable, es decir, hay mancuernas cuyos discos son intercambiables y que permiten añadir o quitar discos para sumar o restar peso según las necesidades o ejercicios que estemos realizando.

Publicidad

Pocas mujeres las utilizan porque creen que es un material destinado a la musculatura de los hombres, pero eso no es así. Todos los materiales de gimnasio pueden ser para ambos sexos si sabemos cómo utilizarlos  y los objetivos que queramos obtener. Así nos lo explica el entrenador personal y deportista Jesús Carballo.

Lo más importante a la hora de utilizarlas es seleccionar el peso adecuado; un peso excesivo puede causarnos lesiones musculares e incluso lumbares y, unas pesas demasiado livianas, no causarán gran efecto. Carballo recomienda que la elección del peso se haga siempre en base a estos parámetros:

Lo más popular

- Nuestros niveles de fuerza. Si están empezando es mejor que uses mancuernas de poco peso y que lo vayas aumentando progresivamente. 

- Al ejercicio concreto. Por ejemplo, si te pones con las piernas separadas a la misma distancia del ancho de los hombros debes sostener las mancuernas a ambos lados y por delante de las caderas. 

- Al número de series y repeticiones que vamos a hacer. El peso debe ser el adecuado para que te permita hacer diez repeticiones en el ejercicio.

- Al tiempo de descanso. Por regla general, un circuito completo para fortalecer brazos puede durar unos cinco minutos y podrás repetirlo 1 ó 2 veces. Por eso, puedes incrementar el peso de las mancuernas si entre repetición y repetición te vas a tomar un par de minutos de descanso.

Ante la duda, lo mejor es quedarse un poco corto al principio e ir aumentando de peso según vayan aumentando el número de sesiones.