3 ejercicios con mancuernas para no volver a taparte los brazos

Con unos pocos minutos al día podrás decir adiós a su flacidez.

Llega una edad en la que las mujeres prefieren no enseñar los brazos. La edad y el no cuidarse lo suficiente producen las horribles 'alas de murciélago'. Lo bueno es que todo tiene solución y, además, desde casa. Solo necesitas unas pesas y seguir los tres ejercicios que el deportista olímpico y entrenador personal Jesús Carballo recomienda:

Extensiones sobre la cabeza con mancuerna

Con este ejercicio, se tonifica la parte posterior del brazo, es decir, el tríceps. Hay que sentarse en un banco o en una silla con la espalda recta. Las rodillas han de estar flexionadas 90º, y los pies deben estar apoyados en el suelo. Primero hay que coger una única mancuerna con las dos manos al mismo tiempo; estiramos los brazos hacia arriba de manera que el peso se quede sobre la cabeza. Después, y sin abrir los codos hacia afuera, hay que bajar la mancuerna poco a poco, flexionando los codos hasta que ésta llegue a la altura de la nuca. Se pueden hacer un par de series de 12 repeticiones para empezar.

Publicidad

Curl de bíceps simultáneo con mancuerna

En este movimiento se ejercita la parte delantera del brazo. Basta con coger cualquier peso que haya a mano, y que oscile entre 1 ó 2 kg (no conviene forzar demasiado). Este ejercicio se realiza de pie, con una pierna un poco adelantada y las rodillas ligeramente flexionadas; la espalda debe quedar recta. Ahora se flexionan los codos llevando las mancuernas hacia los hombros. El movimiento debe deshacerse después de manera controlada y con los dos brazos a la vez. Se puede realizar el número de series que se quiera de entre 12 y 20 repeticiones.

Lo más popular

Elevaciones laterales con mancuernas

¡No hay que olvidarse de los hombros! Para tener una buena postura y tonificar los hombros se pueden utilizar los mismos pesos que en los ejercicios anteriores. Hay que estar de pie, con las rodillas también un poco flexionadas. Después se elevan los brazos hasta que los codos lleguen a la altura de los hombros y se vuelve a descender lentamente hasta la posición inicial. Es recomendable hacer dos series de 10 a 15 repeticiones.