Dolores de espalda: cómo prevenirlos

​La vida diaria y las malas posturas terminan afectando a la salud de nuestra espalda. Cuida de esta zona con los siguientes consejos.

Lo más popular

Nuestra rutina diaria afecta mucho a nuestra espalda, especialmente si trabajamos de pie o sentados durante muchas horas. No mantenemos una postura adecuada y si a esto, sumamos gestos mal realizados, como agacharnos mal o dormir de manera incorrecta, los dolores de espalda son cada vez más frecuentes. Jesús Carballo, ex gimnasta y fundador de Trainido te propone unos consejos para mejorar la higiene postural y luchar contra los dolores de espalda.

Publicidad

Repartir el peso entre los hombros

Cuando se carga peso en la espalda, debe estar bien repartido entre los dos hombros. Las mochilas hay que llevarlas siempre en la posición correcta, de lo contrario, sobrecargamos una zona. Lo mismo ocurre con los bolsos, por eso recomienda que se cambie de hombro a menudo para no desgastar un lado del cuerpo, forzándolo en esa postura. Por supuesto, que lo que se transporte en mochilas y bolsos sea un peso ligero, siempre que nos sea posible.

Lo más popular

Si trabajas de pie, intenta moverte

Lo mejor es cambiar de postura con frecuencia y no dejar caer el peso sobre un lado del cuerpo. Se debe mantener la espalda recta y el cuerpo bien alineado para repartir el peso entre los dos pies.

Siéntate bien para evitar dolores de espalda

Ya que en la mayoría de trabajos se pasan muchas horas sobre una silla, es imprescindible cuidar la postura. Hay que sentarse hasta el final de la silla, apoyando bien la espalda en el respaldo. Las piernas deben estar paralelas al cuerpo, nunca cruzadas, pues nos puede provocar lesión en la zona de las caderas y los glúteos. Los hombros deben estar relajados a la vez que el cuerpo está erguido. Apretar la zona abdominal nos ayudará a mantener mejor la postura.

Buena postura al coger peso del suelo

Olvídate de flexionar el tronco y coger peso. La mejor manera de levantar un objeto del suelo es flexionando las rodillas y bajar con la espalda recta a por él. De esta manera evitaremos lesiones de espalda.

Aprende a dormir bien

Encuentra el mejor colchón para tu espalda, es decir uno de firmeza media. No es bueno dormir en un colchón demasiado blando, ni tampoco en uno muy duro. Elige una almohada anatómica, que no sea muy grande ni demasiado alta, para no forzar la postura de las cervicales. Si puedes, duerme boca arriba o de lado, pero nunca boca abajo.

Gracias a estos consejos, conseguirás mejorar tu postura y evitar problemas en el futuro.