Por qué hay que calentar y estirar

Antes de hacer ejercicio ​debes saber que entrenar se divide en tres fases: calentamiento, entreno y recuperación, y no debes saltarte ninguna.

Como dice Jesús Carballo, ex gimnasta olímpico, es esquema de un
entrenamiento tiene tres partes: Calentamiento, entreno y
recuperación. La teoría la sabe casi todo el mundo, pero por falta
de tiempo de conocimiento, no se realizan ni la primera ni la última.
El deportista nos explica por qué es tan importante cumplir siempre
con estas dos partes, para que nuestro entrenamiento sea completo.

Publicidad

Calentamiento

Consiste en una actividad ligera, que
prepara el cuerpo para lo que viene a continuación. Sirve para poner
en marcha el sistema cardiorespiratorio, a la vez que activa los
músculos y las articulaciones. Calentar no consiste en realizar
estiramientos estáticos, lo que resulta una práctica con mucho
riesgo de lesión, porque el músculo está frío.

Para calentar, apuesta por un poco de
cardio ligero y unos ejercicios de calentamiento muscular y articular
dinámicos. Si tu cuerpo está preparado para el ejercicio, el
rendimiento será mayor.

Lo más popular

Recuperación

Tanto si el entrenamiento ha sido
centrado en la tonificación como si ha sido cardiovascular, es
necesario dedicar un rato a la recuperación. Puedes realizar una
actividad aeróbica muy suave para recuperar tu ritmo cardiaco.
Cuando tu respiración esté más calmada, estira bien todos los
músculos de tu cuerpo. Intenta relajarte mediante la respiración
calmada y los ejercicios estáticos y suaves. Así conseguirás
aliviar tensión y prevenir futuras molestias. Es un paso fundamental
para la recuperación después de practicar deporte.

Recuerda, un entrenamiento no es
completo sin las tres partes. Todo es necesario para poder disfrutar
del deporte, minimizando el riesgo de lesiones.