Consigue fortalecer el core con estos tres ejercicios

​El crunch es el ejercicio más habitual para fortalecer la zona de la tripa, pero no es el mejor para tu cuerpo ni el más efectivo. Te damos tres alternativas.

Lo más popular

Cambia tu rutina de abdominales habitual y deja de lado el crunch. Hay otras alternativas igual de efectivas que darán un toque diferente a tu rutina de entrenamiento. Jesús Carballo, ex gimnasta olímpico, te da tres alternativas a los abdominales tradicionales, para lucir un vientre plano libre de grasa.

Trabaja tu abdomen con tu respiración

Busca una superficie firme y cómoda para tumbarte. Apoya la espalda por completo, y para ello flexiona las rodillas y apoya los pies en el suelo, de esta manera la zona lumbar quedará en contacto con la colchoneta. Desde esta posición solo tienes que realizar una respiración profunda usando el diafragma. Coge aire por la nariz para hinchar la zona de la tripa y no la de las costillas. A continuación expulsa el aire por la boca despacio, contrayendo la zona abdominal para vaciar los pulmones por completo. Jesús recomienda hacer dos o tres series con unas 12 repeticiones cada una. Este ejercicio requiere mucho control y concentración, es más complejo de lo que parece

Publicidad

Lo más popular

Crunch lateral

Trabaja la zona de la cintura y los oblicuos con un encogimiento lateral. Tumbada de lado en el suelo, con las rodillas ligeramente flexionadas para tener mayor estabilidad. Estira el brazo que queda en contacto con el suelo frente a ti. Coloca la mano del brazo que queda arriba en la nuca. Con control y sin mover el resto del cuerpo, lleva el codo hacia arriba y hacia la cadera. El movimiento no es amplio, así que no intentes llegar muy lejos forzando la postura. Vuelve a bajar despacio y con control.

Abdominales con las piernas en alto

En una colchoneta, túmbate boca arriba y estira las piernas hacia el techo, con la punta de los pies apuntando hacia tu cabeza. Estira los brazos por encima de tu cabeza y desde ahí, eleva el tronco y los brazos para intentar tocar la punta de los pies con las manos. Sube y baja despacio, sin coger impulso. Procura no bajar las piernas, deben estar bien rectas en el aire todo el rato.