El bosu, tu aliado para ponerte en forma

Te enseñamos cómo usar esta mediapelota semirígida para que hagas ejercicio de forma divertida.

Lo más popular

El bosu es una herramienta que suele pasar desapercibida para mucha gente en el gimnasio, pero es un elemento útil con infinidad de posibilidades, ¿te atreves con ella?

Todos hemos paseado por el gimnasio y hemos visto esa especia de media pelota hinchable semi-rígida y nos hemos preguntado para qué serviría. Pues bien, es un utensilio con el que podemos realizar un montón de ejercicios y trabajar casi todas las partes del cuerpo. Además, no necesitamos más que el propio bosu y una esterilla para ponernos en forma.

Publicidad

El medallista olímpico Jesús Carballo  la recomienda y, además, nos da algunos ejemplos de cómo utilizarla:

Media sentadilla: Consiste en realizar este movimiento subido en la parte circular del bosu. De esta manera tonificaremos toda la parte inferior del cuerpo y mejoraremos nuestro equilibrio. Podemos trabajar de manera estática (sin movernos), o dinámina (realizando ejercicios en ella).

Lo más popular

Estabilidad sobre un pie: Hay que tener un pie apoyado en el centro, el cual ha de estar con la rodilla flexionada, mientras que la otra pierna permanece sin tocar el bosu y estirada. Según Carballo, esta postura es ideal para fortalecer tobillos y rodillas, y debemos realizar tandas cortas manteniendo la posición, con cada pierna por separado. Tener los brazos estirados ayuda a mantener el equilibrio.

Saltos laterales por encima: Este sencillo ejercicio nos permite trabajar tanto la parte muscular como la aeróbica gracias a los saltos. Hay que hacer series cortas de saltos laterales por encima del bosu, manteniendo siempre una pierna apoyada encima. Es muy divertido y además mejora la coordinación del cuerpo.

Fondo de brazos con el bosu invertido: Dándole media vuelta al bosu, con la parte rígida frente a nosotros, debemos colocar los brazos sobre él en posición de flexión. Las manos se doblan y se estiran los brazos. El cuerpo ha de estar recto y tenso. ¿La clave? Luchar contra la inestabilidad. Perfecto para tonificar brazos y abdominales.

Abdominales: Hay que sentarse en la parte semicircular del bosu, en el centro. Sin tocar el suelo en ningún momento, procedemos a hacer abdominales. Recomendable hacer, por ejemplo, 15 abdominales en tres series. De esta manera, trabajamos toda la franja lumbar y abdominal.

Debido a su versatilidad y lo divertidos que son sus ejercicios, el bosu es una herramienta a tener en cuenta a partir de ahora.