Cuatro trucos para mantenerte en forma

​Con estos consejos podrás mantener la línea, es solo una cuestión de hábitos.

El gimnasio no es la única solución para mantener la figura. Éstos son algunos de los trucos más útiles para conservar la elasticidad de la piel, un cuerpo firme y una mente sana:

Da un paseo en vez de tumbarte en el sillón

Si estás cansada, no te tumbes en el sillón, haz que el ejercicio ponga en marcha los músculos y logra que la sangre vuelva a circula con fuerza. Tómate unos minutos para respirar de forma consciente para calmar la tensión. Hay que inspirar por la nariz contando hasta cuatro y luego expirar también por la nariz contando de nuevo hasta cuatro. Dar un paseo cada día, al menos durante una hora, te ayudará a mantener el cuerpo en forma y activo. Además, en este rato podrás desconectar y relajarte, plantéalo como un momento solo para ti.

Publicidad

Mantén los glúteos firmes

Son muy sensibles y su belleza es efímera, ya que se encuentran es una zona sujeta a muchas agresiones como la falta de ejercicio, oscilaciones de peso, edad, estrías... Evita el agua demasiado caliente, en su lugar, aplica un chorro de agua fría de abajo hacia arriba. Aplica también una crema reafirmante.

La gimnasia es esencial para mantener los glúteos firmes y frenar su caída. Un ejercicio muy eficaz es tumbarse boca arriba con las rodillas dobladas. Con los hombros y las plantas de los pies en el suelo, elevar los glúteos y contraerlos diez veces.

Lo más popular

Si tienes el vientre hinchado...

Después de las comidas el estómago se hincha y parece que la digestión no va a terminar nunca. Aunque lo recomendable es no comer de manera abundante y evitar cualquier alimento que provoque gases, sí que puedes solucionar este problema puntual. Prepara una infusión con hojas de diente de león para aliviar esta dolencia.

Agua caliente y fría para una tripa plana

Además de realizar ejercicios de cardio y para fortalecer el core, puedes cuidar la piel del vientre para que esté siempre plana. Las duchas escocesas, que combinan agua caliente y fría, son la mejores para conseguirlo. Además, masajea de forma circular en el vientre mientras se está aplicando el agua.