Astenia primaveral, las causas que la provocan

Más de un 10% de la población la padece cuando llega el cambio de estación y las temperaturas empiezan a subir. 

Lo más popular

Más de un 10% de la población sufre astenia primaveral cuando llega el cambio de estación y las temperaturas empiezan a subir. No está reconocida como enfermedad, pero el hecho es que tiene unos síntomas muy concretos, como la fatiga o el abatimiento, que son una señal clara de que se sufre.

El origen puede residir en múltiples factores. El cambio horario al adelantar la hora, las nuevas condiciones de luz y presión atmosférica y la variación de nuestras rutinas (debido al buen tiempo y a que anochece más tarde estamos más tiempo fuera de casa) pueden alterar nuestro hipotálamo. 

Publicidad

El hipotálamo produce las hormonas que regulan nuestra temperatura, la sed, el apetito, el sueño y la vigilia, además de las famosas endorfinas, que son las responsables de nuestra felicidad.

El aumento de horas de luz altera la segregación de melatonina, una hormona que regula el sueño. Hay personas que consiguen adaptarse mejor a estos cambios y otras que no, lo que se traduce en una sensación continua de cansancio y uno de los síntomas más comunes de la astenia primaveral. Para los niños y los ancianos, esta adaptación puede ser más difícil todavía.

Lo más popular

No decaigas

Dejarse llevar por esta baja forma física y moral es un error. Prepárate para la llegada de la nueva estación mejorando tu dieta y practicando deporte al aire libre. Sigue tu rutina con normalidad, busca fuerzas en tu interior  y no te apoltrones en el sofá.

Aprende a controlar esa sensación practicando deportes y actividades que involucren el cuerpo y la mente. El yoga y el pilates son dos actividades de bajo impacto que te ayudarán a sobrellevar este cambio y es posible que los efectos de la astenia se vayan antes o no lleguen nunca a aparecer.

Artículos relacionados
Artículos relacionados