Cirugía íntima: mejora tu autoestima y vida sexual

Las malformaciones en el aparato reproductor femenino pueden ​provocar problemas de salud y de autoestima que se pueden solucionar con facilidad.

Lo más popular

La sexualidad femenina ha estado condenada y ha sido un tabú durante muchos años. De hecho, esta negatividad que la rodea ha afectado a muchas mujeres durante años, impidiéndolas disfrutar plenamente de su vida sexual. Los problemas pueden ser físicos o psicológicos. Deformidades en los órganos genitales femeninos, sean congénitos o adquiridos, pueden provocar malestar, dolor, infecciones o complejos que afectan de manera directa a su sexualidad. Desde IM Clinic nos explican cuáles son los procedimientos más habituales entre las mujeres y cómo mejora esto su salud sexual y su calidad de vida.

Publicidad

Según la clínica, "la cirugía íntima o genital engloba una serie de procedimientos que tienen como objetivo mejorar la funcionalidad y/o el aspecto de los órganos sexuales. Esta cirugía puede ser estética, reparadora o rejuvenecedora. Puede abarcar sólo un órgano concreto (clítoris, labios mayores, labios menores, pubis, periné...) o varios". La Unidad de Cirugía Genital fue creada por el doctor Iván Mañero en el año 2006 y desde entonces, el perfil de las mujeres que han pasado por allí ha cambiado.

Lo más popular

Cambio de tendencias y de pacientes

Hace 10 años, "las mujeres que acudían a ella eran jóvenes y su perfil estaba entre los 26 y los 35 años, representando 60,8% del total, aunque destacaba especialmente la franja de los 26 a los 30 años (un 34,8% de total). Las mujeres maduras de más de 51 años apenas superaba el 4% (4,3%), mientras que las mujeres de entre 21 a 25 años suponían un 13 %. Unos perfiles muy similares a los de las pacientes que habían sido atendidas en años anteriores (desde el año 1999). La cirugía más demanda era la estética vaginal, es decir, una combinación de varias cirugías íntimas 78%, seguida del lifting de pubis 10,9%, la labioplastia 4,4%, el estrechamiento vaginal 3,6% y el 3,1% restante corresponde a otras como la reducción del monte de Venus, la perineoplastia o la reducción de los labios mayores", cuentan desde la clínica después de realizar un estudio durante los últimos años.

En el año 2015 los datos cambiaron. Las pacientes menores de 25 años suponen el 17,9 % de las pacientes "del cual un 13,9 % corresponden a chicas entre los 21 y los 25 años, y un 4% a adolescentes o niñas con problemas de malformaciones congénitas destacables)". El grupo de mujeres de entre 31 y 40 años supone el 32,4% de las demandantes; las que tienen entre 41 y 50 años el 25,4% y las mayores de 51 años (con un número de importante de mujeres entre los 70 y los 80 años) representan el 15,7% de las pacientes.

"Ahora, la cirugía más demandada es la labioplastia reductora (más del 90 % de las cuales con clitoroplastia asociada) en un 38% de los casos, la estética genital o el rejuvenecimiento global supone un 37%; el lifting de pubis, en un 5,6 %; el estrechamiento vaginal, en un 3,7% de las pacientes y la corrección de la hipertrofia de clítoris un 1,1%. La perineoplastia, la lipoescultura del monte de Venus y el aumento de los labios mayores son por este orden, otras de las cirugías más solicitadas".

Dr. Gonzalo Baya, Dr. Iván Mañero e Inés Jiménez de Obra Social La Caixa.

Por qué se operan las mujeres

Según afirman en la clínica, "las causas que llevan a una mujer a consultar con un cirujano especializado en cirugía genital son variadas y dependen principalmente de la edad". Las más jóvenes suelen practicarse este tipo de intervenciones porque presentan problemas congénitos o derivados de la práctica de deporte. El consumo de algunos medicamentos también pueden acabar en una deformidad que las pacientes buscan corregir porque sufren complejos a la hora de vestirse, ir a la playa o tener una relación de pareja.

Para las mujeres que tienen entre 36 y 46 años, los problemas suelen derivar del parto. Los cambios hormonales sufridos junto al roce de la zona genital que deriva del deporte y otras prácticas puede provocar una hipertrofia o asimetría de los labios que pueden producir problemas de flujo, infecciones e irritaciones cutáneas. Todo esto puede afectar desde su manera de sentarse hasta sus relaciones sexuales.

Para las mujeres mayores de 47 años, también se suma el problema de la pérdida de orina y un complejo por la estética de su zona íntima derivado del envejecimiento. La mujer madura quiere disfrutar de una vida sexual plena igual que ha hecho siempre, por eso es un grupo que va en aumento.

Lucha contra la Mutilación Genital Femenina

Uno de los trabajos más destacados del doctor Iván Mañero y su fundación es la lucha contra la Mutilación Genital Femenina (MGF). "La MGF consiste en la extirpación o ablación del clítoris y/o labios menores con medios quirúrgicos rudimentarios, normalmente acompañada de la mutilación de parte de los genitales externos femeninos. Esta práctica no solo priva de placer sexual a la mujer, sino que le puede provocar dolores constantes en su vida cotidiana, infecciones repetitivas, infertilidad, etc. En nuestro país la práctica de la ablación es un delito perseguido, pero los movimientos migratorios de los últimos años han llevado a muchas familias africanas a España que antes de emigrar tuvieron que pasar ellas y sus hijas por este terrible trauma".

embarazada, mujer, pilates, suelo pélvico, ejercicio
Artículos relacionados

Artículos relacionados