Corazón: buenos hábitos que lo protegen y cuidan

​Las mujeres sufren más enfermedades cardiovasculares que los hombres. Cuidar tu corazón es mucho más fácil de lo que piensas y hacerlo es tu seguro de vida.

Lo más popular

La Fundación Española del Corazón nos da 10 claves para que las mujeres cuidemos nuestro corazón y tener así menos riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Publicidad

1. Conoce tu corazón

Saber cómo funciona y cuáles son los principales problemas que puede padecer es básico para prevenir futuros males.

2. Lucha contra los tópicos

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en nuestro país y afectan, sobre todo, a las mujeres. Durante años se ha creído que era una dolencia que incidía especialmente en la población masculina y no es así. Por ello, las mujeres también debemos tomar preocupaciones y no dejarnos llevar por los tópicos.

Lo más popular

3. Come fruta y verdura

Siguiendo las recomendaciones de la OMS deberías ingerir 5 raciones al día. Y, además, también deberías incluir en tu dieta otros alimentos cardiosaludables como el aceite de oliva, el pescado, las carnes blancas o los frutos secos.

4. No fumes

Todo el mundo relaciona al cigarrillo con las enfermedades respiratorias. Pero lo que no todo el mundo sabe es que la nicotina es también la causante del 50% de las enfermedades cardiovasculares.

5. Evita los alimentos procesados

De vez en cuando, a nadie le amarga un dulce. Pero la clave está ahí, en que sea de vez en cuando. La bollería, los snacks, los embutidos o refrescos azucarados no deben ser los protagonistas de tu dieta.

6. Haz ejercicio

Y es que cualquier actividad física además de fortalecer tu cuerpo, hace lo propio con tu músculo cardiaco. Encuentra el que más te guste y practícalo de forma regular.

7. Combate el estrés

Existe una relación directa entre estrés y riesgo cardiovascular. Las señales de alarma deberían saltar cuando observes que llevas mucho tiempo sintiendo que la presión del día a día supera tus límites.

8. Controla la sal

Deberías seguir las recomendaciones de la OMS y no ingerir más de 5 gramos al día. Y te avanzamos que no es un trabajo fácil. No basta con racionar el salero, deberás mirar las etiquetas de muchos alimentos que llevan sal añadida.

9. Huye del sedentarismo

No hace falta ser una maratoniana para levantar el trasero de la silla. De lo que se trata es de no estar todo el día sentada. Bájate una parada antes del autobús o del metro o aparca el coche un poco más lejos de tu destino. Lo importante es que actives tu cuerpo cada día.

10. Sigue las indicaciones del médico

Si detectas cualquier problema de salud, consulta al especialista y cumple a rajatabla todas sus recomendaciones.