Síntomas de infarto, ictus y angina de pecho y cómo actuar ante ellos

Tener claro que estamos ante una de estas enfermedades y saber cómo actuar, puede salvar una vida o evitar daños graves.

Lo más popular

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en España por encima del cáncer o accidentes de tráfico. Además, matan a más mujeres que hombres por lo que cuidar de nuestro corazón debería ser de obligado cumplimiento.

La doctora Miren Morillas, vocal de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología, nos explica cuáles son los síntomas de un infarto, un ictus y una angina de pecho y lo que hay que hacer para que los daños sean lo menos grave posible.

Publicidad

Cómo reconocer un infarto

Síntomas:

- Presión incómoda en el pecho y/o sensación de dolor en el centro, que puede durar unos minutos (o desaparecer y aparecer)

- Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago

- Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho

- Otros signos como sudor frío, náuseas, vómitos o mareos

¿Qué hay que hacer?

Llamar lo antes posible al 112 y explicar los síntomas, evitando siempre acudir al hospital el paciente por sus propios medios. El factor tiempo es básico para evitar consecuencias permanentes o incluso fatales. Si lo está sufriendo otra persona, hay que llamar rápidamente al 112 y seguir las instrucciones que te faciliten mientras esperas a que llegue la ambulancia. Trasladar nosotros al paciente es un grave error, pues no disponemos de ninguna formación o medios adecuados para ayudarle si empeora. Los servicios sanitarios se personan en breve espacio de tiempo, iniciando in situ la atención con todos los medios necesarios y realizando un tratamiento precoz y un traslado seguro al hospital

Lo más popular

Cómo reconocer un ictus

Síntomas (dependen de la zona del cerebro afectada):

- Debilidad, entumecimiento o parálisis de una parte del cuerpo

- Dificultades para hablar o comprender, e incluso para tragar

- Cambios repentinos o pérdida gradual en la consciencia, confusión

- Pérdida súbita de visión, total o parcialmente

- Vértigos, problemas de equilibrio o falta de coordinación de movimientos

- Dolor de cabeza muy intenso y repentino, sin razón aparente

¿Qué hay que hacer?

Llamar al 112 explicando los síntomas de la manera más clara posible, sin aturullarse. Acomodar a la víctima procurando que la víctima esté en un ambiente tranquilo, sin ruidos excesivos y tumbarla con la cabeza y los hombros un poco levantados (usando un cojín, una almohada…). Mientras llega la asistencia, es recomendable aflojar la ropa y dejar espacio alrededor de la persona que puede estar sufriendo el ictus para que respire cómodamente. Si aparecen convulsiones, intentar sujetarla. En caso de que la víctima pierda la conciencia pero mantenga la respiración, se la colocará en posición lateral de seguridad; y en caso de que no respire, se le practicará la reanimación cardiopulmonar.

Cómo reconocer una angina de pecho

Síntomas (dolores de menor intensidad que el infarto):

- Dolor torácico y sensación de opresión, generalmente detrás del esternón, que se puede extender por otras partes del cuerpo como el cuello, mandíbula inferior, ambos lados del pecho, los hombros y los brazos, con mayor frecuencia izquierdo, pero pudiera ser derecho o los dos, y generalmente con presión en flexuras de codos y muñecas, hacia los dedos anular y meñique. Es muy característico su manera de iniciarse, siendo típico que se origine durante un esfuerzo y cede con el reposo, en pacientes que presentan cardiopatía isquémica crónica en la que no se pudieron controlar todos los síntomas, pero aún de esfuerzo, si es de reciente aparición (en el último mes), o es progresiva (cada vez más intensidad o duración del dolor o con menor nivel de esfuerzo) o aparece en reposo, indica gravedad, por la probable inestabilidad y riesgo de aparición de infarto

- Sentimiento de ansiedad

- Sensación de agobio, angustia centrotorácica

- Sudoración excesiva, náuseas y vómitos

- Palidez

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, dejar la actividad física que se esté realizando. Si la persona a la que le está dando padece angina crónica estable, es un episodio más intenso o prolongado de lo habitual y el dolor no desaparece al cesar la actividad, o aparece en reposo, ha de aplicar nitritos de acción rápida, para que se controle lo antes posible. Se administran en forma de comprimido o spray bajo la lengua, siempre permaneciendo el paciente sentado o tumbado (porque puede bajar la presión arterial y suceder un mareo), y si persiste la clínica más de 10 minutos, repetir la aplicación y avisar al 112. Las personas que tienen diagnosticada una angina crónica estable ya tienen prescritos a demanda en caso de necesidad nitroglicerina de acción rápida, o bien se le ha recomendado llevarlo consigo a algún paciente en fase de cumplimentar pruebas por una sospecha diagnóstica.

Como en el caso del infarto, aunque los síntomas mejoren o hayan desaparecido, en un paciente con clínica de nueva aparición, sea en esfuerzo o en reposo, se debe avisar al 112, que valorará la conducta a seguir, y se recomienda siempre evitar que el propio paciente acuda por sus propios medios al hospital.

#salvacorazones
Artículos relacionados