Aprende a desintoxicarte emocionalmente para ser feliz

¿Tu amiga se acerca a ti solo cuando necesita algo? ¿Tu pareja te manipula? ¿Tu madre te trata como si fueras una niña? La psicóloga Silvia Olmedo te ayuda a identificar a las personas que te envenenan para ponerle el freno.

Lo más popular

Si salvo en ocasiones concretas de dolor o amenaza las personas estamos hechas para ser felices  (entendido como un estado en el que disfrutar cada día de las pequeñas cosas que nos rodean), ¿por qué cada día nos agobiamos más? ¿Por qué nos comportamos de forma agresiva? ¿Por qué nos sentimos inferiores a los demás? ¿Por qué la vida en pareja o con tu familia no te deja crecer?

La respuesta es que "estás rodeada de personas tóxicas, empezando a veces por ti misma". Así nos lo explica en exclusiva para las lectoras de Woman's Day Silvia Olmedo, doctora en Psicología, conferenciante y una de las especialistas con más influencia digital ya que cuenta con más de 2 millones de seguidores en las redes.

Silvia Olmedo.
Publicidad

En su nuevo libro, "Detox Emocional", plantea un plan de desintoxicación para sacar de tu vida todo aquello que te impide ser feliz porque "si hemos quitado de nuestra comida las cosas tóxicas, los colorantes o las grasas trans, por qué no deshacerte de esa gente que te provoca alergia y que te resulta venenosa".

Lo primero es, en su opinión, identificar de dónde viene la toxicidad. "Puedes ser una mujer con una autoestima brutal en el trabajo pero sin autoestima emocional porque tu madre te recuerda que un día te dejó un novio y eso te impide crecer", explica Silvia Olmedo. Por eso, lo principal es descubrir qué relaciones tóxicas son las que te afectan a ti. "¿Tus padres te tratan todavía como si fueras una niña?", "¿notas que tu amiga te envidia?", "¿en el trabajo consideras que no haces lo que realmente quieres?".... 

Lo más popular

Ve contestando a estas preguntas y a otras similares sobre las personas que te rodean en tu vida laboral, familiar y social para detectar dónde está "la gente letal. Están los que se victimizan como las madres con frases del tipo: "hija te vas y me dejas", o hijos que te hacen chantaje emocional para que no te separes de su lado... La clave es ver en qué facetas no eres feliz y solucionarlo".

A veces no resulta fácil sacar a esas personas de nuestras vidas, pero, como explica Silvia, "sí podemos establecer límites para minimizar el efecto nocivo que nos provocan". Su regla está clara: "las personas deben dejar huella en nuestra vida, pero nunca cicatrices". La prestigiosa psicóloga recuerda, además, que el ámbito laboral puede ser especialmente malo para las mujeres porque "en los últimos 20 años hemos rechazado lo que eran nuestras madres y nos hemos convertido en una especia de mujer alfa para competir con los hombres".

Otro gran bloque es el de pareja. "Lo fundamental es que las relaciones te dejen cosas positivas y nos hagan crecer, pero si te han sentir insegura física o emocionalmente es que la toxicidad está haciendo efecto en ti a través de chantaje emocional, mentira, victimismo, celos....".

El avance digital también puede presionarte hasta el punto de que "en lugar de ejercer tú el control sobre ellos, son los medios los que te dominan. Por ello, hay que identificar si caes en la adicción y el abuso. Conseguir más o menos "me gustas" en una red social puede acabar atentando contra tu autoestima". Silvia Olmedo descubre aquí un "enemigo nuevo" llamada "Netiqueta" y, entre otros ejemplos para no ser un grosero digital, recomienda "no reenviar cadenas de correos, no comer con el teléfono en la mesa, silenciar los dispositivos en eventos públicos...".

Muchas veces somos tóxicos con nosotros mismos, poniéndonos freno o creyéndonos inferiores, y otras hacemos con los demás lo que nos han hecho a nosotros, por ejemplo con los hijos por "sobreprotección" o "porque proyectamos en ellos nuestras propias frustraciones". En este sentido, llama la atención sobre los grandes perjudicados del momento: los niños. "No ponemos freno, los tenemos todo el tiempo entretenidos y distraídos con la tecnología, se produce el bullying... Por todo ello, es imprescindible el control, los límites y la seguridad digital".

Cada persona debe identificar sus elementos nocivos, pero Silvia sí nos da unas claves generales para erradicar la toxicidad "porque siempre estás a tiempo". Por ejemplo, ve erróneo pensar en que "tienes que ser el/la mejor" y prefiere un "tienes que hacerlo lo mejor que puedas". En lugar de un "a tu edad no aspires a mucho" es mejor decir "te queda el resto de tu vida para vivirla como quieras; no te resignes" y  también olvídate del "hay que ser perfecto" por "un eres único; nadie es perfecto".