Los edulcorantes artificiales durante el embarazo podrían hacer que los bebés sean gordos en el futuro

Un estudio halló que las mujeres que los consumían cada día tuvieron hijos con el doble de probabilidades de tener sobrepeso al cumplir un año.

Lo más popular

Las mujeres embarazadas que consumen bebidas edulcoradas artificialmente cada día podrían tener más probabilidades a dar a luz a bebés con un mayor peso y más propensos a convertirse en niños con sobrepeso, informan unos investigadores canadienses.

Se trata del primer estudio en investigar el efecto potencial de consumir edulcorantes artificiales durante el embarazo y el aumento de peso del bebé afirma Meghan Azad, científica investigadora en la Universidad de Manitoba en Winnipeg (Canadá), su autora. Y los efectos no se explicaron por el peso de la madre, la dieta, la cantidad total de calorías consumidas u otros factores de riesgo de obesidad, añadió. Resultó interesante que, por el lado contrario, los investigadores no encontraran ninguna conexión entre beber bebidas edulcoradas con azúcar y el peso del bebé.

Publicidad

En cambio, según estas investigaciones, "los bebés de mujeres que consumían regularmente una bebida edulcorada artificialmente o más durante el embarazo tenían en doble de probabilidades de tener sobrepeso a la edad de 1 año".

Para el estudio, Azad y sus colaboradores reunieron datos de más de 3.000 madres y sus bebés. Se preguntó a estas mujeres qué bebidas consumieron durante el embarazo. Casi el 30% dijeron que consumieron bebidas edulcoradas artificialmente, incluyendo el 5% que declararon que las bebían a diario.

Lo más popular

El consumo de bebidas edulcoradas artificialmente se determinó según la frecuencia con la que las mujeres bebieron refrescos o té helado que contenían edulcorantes artificiales o café o té con edulcorantes añadidos. Los investigadores no pudieron determinar qué edulcorantes artificiales se consumieron en cada caso.

"Un número limitado de investigaciones han sugerido que los edulcorantes artificiales podrían degradar los mecanismos innatos del cuerpo para detectar la ingesta calórica y la respuesta a la sensación de saciedad", según investigaciones de Mark Pereira, profesor asociado de Epidemiología y Salud Comunitaria en la Universidad de Minnesota (Estados Unidos).

Pero quizá no sean las bebidas edulcoradas artificialmente las que causen estos efectos en el feto y los niños pequeños. En lugar de eso, podría tratarse de características físicas y biológicas de las mujeres que consumen estas bebidas con frecuencia, continúa este profesor. "Dado que todavía no comprendemos realmente si se trata de efectos causales reales, las mujeres deberían evitar consumir edulcorantes artificiales durante el embarazo", añadió.

POSTURAS ENCONTRADAS

El Calorie Control Council, que representa a la industria de los alimentos y las bebidas con pocas calorías en Estados Unidos, defendió la seguridad de los edulcorantes artificiales.

"Antes de que un edulcorante con pocas calorías se use en alimentos o bebidas, los organismos reguladores relevantes deben determinar que es seguro para la población, incluyendo los grupos especiales como personas mayores, niños y mujeres embarazadas o lactantes", dijo en una declaración Robert Rankin, presidente de este organismo.

"Estas medidas de seguridad incluyen una evaluación de los posibles efectos de los edulcorantes con pocas calorías durante el embarazo y siguen mostrando que estos edulcorantes son seguros para las mujeres embarazadas y sus hijos", dijo Rankin. Asimismo, podría ser que "los edulcorantes con pocas calorías pueden ayudar a las mujeres embarazadas a evitar el exceso de calorías... El aumento excesivo de peso durante el embarazo puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé en desarrollo".