Javier Urra nos da las claves para ser más felices

​El psicólogo ha creado un manual para que aprendamos a celebrar la vida.

Lo más popular

El doctor en Psicología y Ciencias de la Salud Javier Urra intenta contestar a las preguntas "¿para qué y para quién vivimos?" en una conversación con la periodista Merche Carneiro. Durante 22 capítulos, abordan las cuestiones que más afectan al ser humano y a su felicidad. Los celos, el humor, el futuro... Todos son temas sobre los que reflexionan ambos, y la solución es que debemos compartir la vida con los demás. Ahora, Javier Urra comparte su sabiduría con todas las lectoras de Woman's Day en una entrevista en exclusiva.

Publicidad

'Celebra y comparte la vida' es el título de tu nuevo libro. ¿No valoramos lo que tenemos?

Yo creo que, en general, sí valoramos lo que tenemos y mayoritariamente la gente dice que es razonablemente feliz; ahora bien, el detalle, el momento, se nos escapa, y a veces se nos nubla por aspectos, que objetivamente son irrelevantes. Cuando perdemos la salud, o nos acontecen ciertos hechos añoramos lo que hemos perdido y en ocasiones, escasamente valorado.

Lo más popular

¿Cuáles serían las claves para poder celebrar la vida? 

1. Ser muy agradecido. 

2. Dejarse sorprender. 

3. Disfrutar de la gente y de cada persona. 

4. Valorar la belleza. 

5. Auto-ilusionarse.

6. Ponerse un limitador de deseos.

¿Somos inconformistas o nos agobian los problemas? 

Somos seres humanos, exigentes y limitados. Vulnerables y narcisistas. Afectivos e intransigentes. Somos complejos, difíciles de conocer y de querer, hasta para nosotros mismos, pero así somos, y la verdad resulta entrañable.

Llevamos un ritmo de vida muy acelerado, ¿qué pautas darías para disfrutar más del día a día? 

No querer estar en todos los lugares al mismo tiempo. Saborear el momento, aunque es difícil, porque somos psicohistoria y expectativa. Y en todo caso entender que somos los que somos, más allá, de lo que quisiéramos ser.

Javier Urra nos da consejos para disfrutar más de nuestra vida.

Intentas responder a preguntas que todos nos planteamos, ¿aprendemos de los fracasos? ¿cómo tomar una decisión acertada?.... ¿Cuáles son esas preguntas que más preocupan? 

Creo que mayoritariamente la gente sí aprende de los fracasos, pero algunos son tan recalcitrantes que confirman que no aprenden, ni aprenderán. Para tomar una decisión acertada, hay que partir de lo que se conoce, analizar las posibilidades, equilibrar riesgos, ponerle unas gotitas de intuición, sentirse concernido y al fin comprometerse. Las preguntas que más preocupan es al final de la vida ¿mereció la pena? ¿Hice lo que tenía que hacer? ¿Trasmití a la gente que quería que así era? ¿Empleé bien el tiempo? Si volviera a nacer ¿cambiaría? Y la última ¿qué me deparará el mañana?

¿Asustan más aspectos que no podemos controlar como la vejez o la pérdida de salud o nos dejamos llevar más por los que tienen que ver con el éxito social o laboral? 

Hay una edad para el currículum y hay otra para pensar en el cuidado de uno mismo, y hay otra para plantearse el no ser una carga para aquellos que nos quieren y a los que hemos cuidado. Recordar que somos, egoísmo y generosidad.

El tema de los adolescentes, violencia, alcohol, maltrato a padres.... ¿Cómo se puede encauzar esto? ¿Qué pautas darías? 

Solo educar, educar correctamente. Enseñar a ponerse en el lugar del otro, a perdonar, a compadecerse, a empatizar. Educar en el respeto, en el autogobierno, en la bondad.

El secreto para tener una vida más feliz es compartirla con tus seres queridos.

Por otro lado, ¿por qué cada vez hay más acoso escolar? 

Hay mucho acoso escolar y además ahora hay ciberbullying. Hay un sentimiento de impunidad ante los adultos, y de un aplauso de los compañeros, muchas veces cobardes. Precisamos hacer público que los agresores, sufren, por lo que han hecho.

¿Hay diferencias entre lo que preocupa a los hombres y a las mujeres? 

Yo creo que en general no, si bien la política, y aspectos muy generales pareciera interesar más a los hombres, y la familia, las relaciones, los sentimientos, más a las mujeres. Todo esto está cambiando, pero mucho más despacio, de lo que se dice.

¿Cómo podemos reencontrarnos con nosotros mismos y ser felices? 

No siempre es posible. Hay gente que sí se conoce, debiera abofetearse, por insensible, por inhumana, por estúpida. Otros, encontrarán las razones de sus dudas y sufrimientos, es ahí donde deben esforzarse para emitirse mensajes, y pasar a la acción, de forma y manera que no se queden lamiendo la herida sino avanzando y tendiendo la mano a quien lo necesita.