Las mujeres que van a misa tienen un 33% menos de riesgo de muerte

Tienen mejor salud frente a las enfermedades cardiovasculares, la ansiedad y el estrés.​

Ir a misa alarga la vida, ya que las mujeres que van a oficios religiosos regularmente tienen un riesgo de muerte un 33% menor que las que no van y se enfrentan a menos riesgo de ansiedad, depresión y estrés. Así lo recoge Jorge Alcalde, director de la revista QUO, al analizar un estudio realizado en Estados Unidos y publicado por la prestigiosa publicación 'JAMA Internal Medicine'.

Cuando la asistencia a misa es de una vez a la semana el riesgo de mortalidad es de un 26% frente al 13% de las que van menos de una vez. Para llegar a estas conclusiones, los autores del estudio utilizaron datos estadísticos de cerca de 75.000 mujeres que participaron en el informe 'Nurses' Health Study' entre 1992 y 2012.

Publicidad

Otro dato curioso es que las asistentes a misa presentan un 27% menos de probabilidad de morir de enfermedades del corazón y un 21% menos como consecuencia del cáncer. 

Como señala Jorge Alcalde, "algunas de las razones que se apuntan como posibles causas son las diferencias en el grado de apoyo social, en el uso de sustancias adictivas y en el ánimo optimista de unos grupos y otros". Aunque el estudio tiene sus limitaciones, ya que la mayoría de las mujeres encuestadas eran cristianas de raza blanca y de un estatus sociocultural similar, los datos extraídos se asemejan con otros estudios. Es el caso, puntualiza Alcalde, de otro estudio realizado en San Francisco que decía que en los adultos de avanzada edad  la religión era un refugio frente a la depresión, y uno de 2013 de Harvard en el que se ponía de manifiesto que los tratamientos frente a la depresión tenían mejor efecto en pacientes religiosos.