¿Cómo diferenciar entre ronquidos y apnea del sueño?

​Y además, algunos consejos para evitarlas.

Lo más popular

¿En tu cama hay un sonido que no te deja dormir? Es posible que tu pareja o tú misma sufráis algún trastorno del sueño como roncar o episodios de apnea que están acabando con tu energía y afectando a tu salud. El doctor Javier González Lagunas, jefe del servicio de cirugía oral y maxilofacial del Hospital Quironsalud Barcelona nos habla de la diferencia que existe entre los ronquidos y el SAOS (Síndrome de Apneas Obstructivas del Sueño).

Publicidad

Un ronquido es "el ruido que se produce por la vibración de las partes blandas de la orofaringe. El paso del aire por la garganta hace vibrar los tejidos porque están poco tensos".  Esta falta de tensión se puede deber a la situación de reposo muscular o porque existe una gran cantidad de tejido graso en esta zona. Aunque este trastorno en sí mismo puede provocar algunos problemas de salud, no es sinónimo de padecer la llamada apnea del sueño.

Lo más popular

Por su parte, el SAOS es un trastorno respiratorio que ocurre durante el sueño. Uno de sus síntomas son los ronquidos que aparecen cuando las vías respiratorias se obstruyen en una fase profunda del sueño, durante varios segundos. Estas pausas, que duran entre 10 y 30 segundos, vienen acompañadas por un intento de respirar y una salida de esa etapa de sueño a una mucho más ligera. Por esta razón, aquellos que sufren apnea experimentan sensación de sueño y cansancio durante todo el día. Además, las personas que tienen SAOS pueden presentar episodios tipo asfixia (a causa de esa falta de oxígeno), despertares frecuentes, pesadillas, insomnio, reflujo gástrico y necesidad de orinar.

Según explican desde el hospital, el SAOS se diagnostica mediante una prueba llamada polisomnografía. Aquellas personas que sufren algunos de los siguientes síntomas deberían practicarse esta prueba para saber si sufren SAOS:

  • Tienen antecedentes de hipertensión arterial, trastornos del ánimo, enfermedad arterial coronaria, infarto de miocardio, diabetes mellitus II.
  • Se despiertan experimentando falta de aire.
  • Si otras personas han observado que mientras está dormido ronca de manera habitual y se queda sin respiración.
  • Su sueño no es reparador y pasa el día fatigado.

Esta falta de descanso afecta especialmente a las personas con obesidad, ya que el 60% de pacientes con SAOS tienen este problema de sobrepeso. Además, afecta a más hombres que mujeres de mediana edad (6% ellos, 4% ellas) y esta cifra incrementa con la edad. Por encima de los 65 años esta cifra aumenta hasta el 25% de la población. 

Recomendaciones para aliviar los ronquidos y la apnea

Ya que consumir tabaco y alcohol de manera habitual es una de las razones por las que puede aparecer apnea durante el sueño, son dos cosas que deberemos eliminar de nuestra rutina. Tampoco es recomendable usar medicamentos que ayuden a conciliar el sueño. Además, dado que la obesidad es un factor de riesgo, los expertos recomiendan perder peso.

En la cama, lo mejor es dormir de lado o boca abajo, nunca en posición supina. Intenta no forzar la posición de la cabeza con una almohada demasiado alta que estreche las vías respiratorias. Y procura comer 2-3 horas antes de ir a dormir, para tener la digestión bien hecha.

Existe tratamiento

La doctora Patricia Filippi, odontóloga en el Hospital Quirónsalud Barcelona nos cuenta que existe un tratamiento que puede prevenir los ronquidos y el SAOS leve; y también existe una intervención quirúrgica para las dolencias más severas.

Dispositivo de Avance Mandibular

Son dos férulas unidas entre sí pro un tornillo pensadas para adelantar la mandíbula incrementando el tono muscular de las vías respiratorias. Así facilita el paso del aire, eliminando los ronquidos. También se logra mejorar la apnea, y con ello, la calidad de vida del paciente. 

El movimiento de la mandíbula depende de la capacidad y comodidad de cada paciente, y se hará siempre de manera controlada. Una vez puesto el aparato, sí se tendrá un nivel mínimo de movilidad.

"Este es el tratamiento indicado para el ronquido simple y el SAOS leve o moderado que no responde a los cambios de hábitos, el paciente no se puede someter a cirugía o para el que no responde a un dispositivo CPAP", afirma la doctora.

Avance maxilomandibular

Mediante una intervención quirúrgica se adelantan el hueso maxilar y la mandíbula con el objetivo de ampliar el espacio aéreo en la rinofaringe y en la orofaringe. La operación se realiza por dentro de la boca y no deja cicatrices externas.  Se trata de una osteotomía para mover 1 cm hacia adelante los huesos mencionados y luego fijarlos en la nueva posición con tornillos y placas. El porcentaje de éxito para tratar las apneas es superior al 90%.