Consejos para ser más feliz

Con estos tips, vivir una vida más feliz será todavía más sencillo.​

Lo más popular

1. Disfrutar de las pequeñas cosas

Tómate un momento cada día para prestar atención a lo que te rodea, como la manera en que los rayos del sol inciden en las paredes de tu habitación cada mañana o lo rico que te sabe el café. Reservando un poco de tiempo cada día para apreciar las pequeñas cosas, siempre tendrás algo por lo que sonreír.

2. Deja de ser tan perfeccionista

Tu casa no va a estar siempre perfectamente limpia y recogida. Unas vacaciones pueden no resultar tan perfectas como las habías planeado. Tus hijos no se van a comportar siempre como a ti te gustaría. En lugar de centrarte en todo lo que va mal, concéntrate en las cosas que sí van bien; los pequeños triunfos, como encontrar el regalo perfecto para un amigo o una adorable llamada telefónica de uno de tus hijos.

Publicidad

3. Da un paso atrás

¿Sabes cuando hay momentos en los que estás inexplicablemente feliz, pero a la vez están plagados por el inminente temor de que se va a acabar demasiado pronto? En lugar de dejar que esos pensamientos negativos nublen tu mente, date unos segundos para centrarte en lo que ves, oyes y hueles a tu alrededor. Crearás un recuerdo permanente y más feliz en el que pensar más adelante.

Lo más popular

4. Realiza un detox digital cada día

Todos somos un poco culpables de mirar a nuestros smartphones o tablets más de lo que deberíamos. Al menos una vez al día, aguanta las ganas de mirar tus últimos emails, mensajes o actualizaciones de Facebook y coge un libro que te enganche o una revista en su lugar (o usa el teléfono pero para llamar a un amigo y poneos al día). Si eres realmente valiente, ¿por qué no intentas pasar una semana sin redes sociales?

5. Vive el momento

Si vas a dar una cena, no te preocupes por todo lo que vas a tener que limpiar después. Si estás disfrutando de un café junto a un amigo, intenta no pensar sobre cómo estará tu casa cuando vuelvas. Diviértete con lo que estás haciendo, mientras lo haces. Preocúpate del resto después.

6. Ponte una meta cada mes

El tiempo siempre pasa más rápido de lo que nos gustaría, y es muy fácil decir "estoy muy ocupada, ya lo haré...". Al principio de cada mes, elige una cosa que quieras completar antes de que empiece el mes siguiente.

¿Quieres limpiar un armario realmente desordenado? ¿Es el momento de planear lo que quieres añadir a tu jardín este año? Elige una meta que sepas que puedes completar en unas pocas semanas, escríbela en un trozo de papel y colócala a la vista en un lugar que vayas a ver todos los días, como en la esquina de un espejo que uses mucho o en la puerta de la nevera.

Recordarte tus metas cada día hará que desees sacar tiempo para ellas, y terminarás el mes con un proyecto importante acabado y tachado de tu lista.

7. Deshazte de lo que no necesites o uses

Sí, sabemos que te encanta ese viejo jersey, pero ¿cuándo fue la última vez que lo usaste? Recoge toda esas ropa u objetos aleatorios que tengas en tu casa (como utensilios de cocina o libros) que no necesitas y dónalos a una tienda de caridad, o véndelos online para hacer algo de dinero. No solo crearás más espacio para las cosas que sí necesitas, sino que le estarás dando todos esos objetos a personas que sí lo van a usar. Además, te sorprenderá lo libre que te sientes cuando creas espacio y orden a tu alrededor.

8. Fabrica algo

Como adultos, solemos olvidar lo divertido que es crear algo, estar metidos de lleno en cómo llevar a cabo una cosa y el orgullo que se siente al ver que lo has hecho tú. Ya seas un aficionado al "Hazlo tú mismo" o alguien que no ha probado las manualidades nunca, intenta poner en marcha uno o dos proyectos este año.

Incluso algo tan sencillo como reciclar las tapas de los tarros, te garantizamos que sentirás orgullo cuando te tienes que enfrentar (y terminar) un proyecto con tus propias manos. 

Vía: www.goodhousekeeping.co.uk