Cómo sacar partido a las plantas

Hay muchas maneras de usar plantas en beneficio de nuestra salud. Patricia Pérez, experta en naturopatía, nutrición ortomolecular y dietoterapia basada en la medicina natural china nos explica cómo.


Lo más popular

Hay muchas plantas medicinales que pueden ayudar a mejorar nuestra salud de una manera natural, pero no siempre sabemos cómo podemos usarlas para sacar el máximo de sus beneficios. Patricia Pérez nos da varias opciones para sacar el máximo partido a este tipo de plantas.

Las infusiones, el primer paso

Es la manera más sencilla de usar estas plantas. Para ello se pueden infusionar en agua caliente las plantas secas y consumir en forma de bebida. Además, puedes usar las infusiones para hacer gárgaras o darle un uso externo, como tónico. Si realizar gárgaras, podrás actuar sobre la boca, las amígdalas o la faringe, gracias a los efectos analgésicos, desinfectantes y antiinflamatorios de algunas plantas. Es una manera muy natural de actuar contra este tipo de dolencias.

Publicidad

Jarabes y melitos, recomendado para niños

A partir de una infusión concentrada, se pueden preparar un jarabe o un melito para poder consumir estas plantas con un sabor más agradable. 

Prepara un jarabe deshaciendo el 64% de azúcar de caña al baño maría junto a la infusión de la planta que deseas usar, una vez filtrada, sin restos de las hojas. Cuando se haya formado el jarabe, deja que se enfríe y podrás guardarlo en un tarro. Es una manera rica de que los niños también se beneficien de estas plantas sin rechazarlas con su sabor. No se recomienda el uso de este tipo de jarabes para enfermos de diabetes, por su contenido en azúcar.

Lo más popular

Para preparar un melito debes seguir un proceso parecido, pero cambiando el azúcar por el 50% de miel. Además de las propiedades que tenga la planta que has infusionado, en el melito sumarás todos los beneficios antibacterianos, tonificantes y pectorales de la miel.

Prepara vinagres balsámicos y aceites medicinales

Las plantas secas se puede macerar con vinagre o aceite para que tengan un sabor extra. Por ejemplo, casan muy bien con el vinagre la albahaca o el orégano, que además tienen propiedades digestivas.

En cuanto a los aceites, puedes añadir al aceite de oliva (o cualquier otro aceite esencial) semillas como las de sésamo, frutos secos y plantas medicinales. Con estos aceites te podrás dar masajes para que penetren más profundamente en la piel.

Date un baño relajante

Aquí puedes apostar por la hidroterapia o la fitoterapia. Si tienes la oportunidad, date un baño añadiendo al agua una infusión, aceites esenciales, o la planta seca. Podrás disfrutar de sus beneficios a través de la piel y también a través de las vías respiratorias. Patricia los recomienda especialmente para aquellas personas que padecen reumatismos o trastornos nerviosos. ¿Te animas?