La mejor edad para congelar los óvulos entre los 20 y los 25 años

​La doctora Isabel Santillán, de la clínica Eva nos cuenta todo lo que necesitas saber si deseas congelar tus óvulos.

Lo más popular

El mejor momento de los óvulos es durante la veintena, pero en esta etapa, ser madre no siempre entra dentro de nuestros planes. Cada año, en España, se retrasa más la edad a la que se tiene el primer hijo (alrededor de los 30), y con ello, la edad de los óvulos. Si deseas ser madre más adelante con la mejor calidad de óvulos posible, lo mejor es que congeles tus óvulos cuanto antes y recurras a ellos en el momento en que tu reloj biológico haga tic-tac. La doctora Isabel Santillán Palencia nos cuenta todo lo que necesitas saber si quieres apostar por esta alternativa.

Publicidad

-¿En qué consiste la congelación de óvulos?

-La congelación de óvulos es una técnica que permite a la mujer preservar su maternidad para decidir cuándo quiere ser madre. Técnicamente, es una congelación ultrarápida de los óvulos, donde hacemos que pasen de 22º a -192º muy rápidamente.

-¿Qué proceso se debe seguir?

-Para obtener los óvulos es necesario una estimulación de la ovulación previa de tal manera que, desde unos días después la regla -10 aproximadamente- le damos unas inyecciones a la mujer para que en vez de producir un sólo óvulo, produzca más de uno.

Lo más popular

-¿Qué seguimiento tiene este proceso?

-Lo vamos controlando a través de ecografías en las que vemos las bolsitas donde están los óvulos. A mayor tamaño de las bolsitas, mayor probabilidad que el óvulo de dentro este maduro.

-¿Se congelan de uno en uno los óvulos?

-Se pueden congelar de uno o en uno o se pueden congelar en paquetes de varios. Normalmente no se congela sólo uno, se congelan varios juntos.

-¿Pero en el mismo mes de ovulación?

-Sí. Nosotras nacemos con un millón, cuando llegamos a la pubertad nos quedan unos 400.000/500.000, es decir que todos los meses empiezan a crecer unos mil. Se selecciona uno de todos, el que mejor madure, lo que pasa es que nosotros con medicación podemos reclutar o rescatar a más de uno.

-¿Cómo se puede conseguir coger más de un óvulo por periodo?

-Lo hacemos a través de unas inyecciones, todos los días y vamos haciendo ecografías en las que medimos las bolsitas donde crecen los óvulos. De tal manera que, cuando tenemos al menos tres folículos mayores de 17 milímetros de diámetro, estimamos que es un buen momento para desencadenar la ovulación y pinchar los ovarios.

-¿Hay una edad recomendada para someterse a este proceso?

-La edad recomendada para hacerlo es de los 20 a los 25 años, que es cuando tenemos una mayor cantidad de óvulos sanos.

-Pero, ¿hay algún problema si lo hacemos más tarde?

-El límite es difícil de establecer, en general se dice que como máximo se puede esperar a los 38 o 39 años (como es el caso de la presentadora Paula Vázquez), pero también hay que estudiar cada caso siempre. Puede ser que una mujer más joven tenga menos reserva de óvulos que una mujer con más edad, todo depende de cada persona.

-Aunque congeles los óvulos no es lo mismo un embarazo con 20 años que con 40.

-Sí, pero el factor limitante de la fertilidad es el óvulo, el útero no envejece significativamente, es decir que yo a una mujer de 45 años le pongo los óvulos de los 20 años, tiene la misma probabilidad de quedarse embarazada que una joven de esa misma edad que no haya congelado sus óvulos.

-¿Entonces no nos tenemos que preocupar por la edad del útero?

-No, de lo que tenemos que preocuparnos es de los ovarios que envejecen de forma prematura. Nosotros a nuestra edad somos igual de capaces que los hombres de tener hijos, lo único que nos tiene que preocupar es el envejecimiento precoz de nuestros ovarios.

-¿Se han incrementado el número de personas que acude a la congelación de óvulos?

-En 2007 se hizo la primera vitrificación de óvulos en España, pero no se empezó a hacer de forma generalizada hasta el año 2013. Cada vez son más las jóvenes profesionales las que acuden a nuestras consultas.

-¿Cuál es el perfil de las mujeres que acuden a su consulta?

-Es muy diferente, hay mujeres profesionales con profesiones liberales que no han podido ser madre antes y vienen a preservarse la maternidad porque creen que no es un momento adecuado para tener hijos. A veces nos cuesta, porque vienen casos que están muy en el límite.

Aunque ahora también cada vez acuden más jóvenes acompañadas de sus madres, que piensan más en el futuro que ellas.

-¿Es muy elevado el coste de este tratamiento?

-Entre unos 2.000 o 3.000 €, depende de la clínica.

-¿Es más o menos asequible?

-Sí, sobre todo en Clínicas Eva, en el resto puede que sea más elevado.

-¿Se han incrementado mucho las intervenciones?

-Sí, son cada vez más las personas que se animan a hacerlo.

-Y si quiero tener gemelos, ¿es posible?

-La preservación de la maternidad es una fecundación in vitro diferida en el tiempo, es decir, que si el día de mañana quieres utilizar esos óvulos hay que hacer una fecundación in vitro con ellos. Entonces, lo que hace es que se descongelan todos o unos pocos, lo que quiere la persona, y se fertilizan. Hay que ser conscientes de que no todos los óvulos fertilizados dan lugar a un embrión y de los que se generan, no todos aguantan en la incubadora los dos o tres días que son necesarios antes de transferirlos. Una vez que llegamos a este punto, es la pareja quien decide si se quiere poner un embrión o dos embriones y el resto se pueden volver a congelar. En España se pueden poner hasta tres embriones, aunque yo lo desaconsejo.

-¿Se pueden volver a congelar?

-Sí, claro eso es una gran ventaja.

-Además, puede ser compatible con la gestación subrogada

-Sí, una mujer congela sus óvulos cuando es joven y por circunstancias de la vida pierde el útero y tiene que recurrir a la gestación puede hacerlo. Sin embargo, nosotros en España como esto no es legal, lo que no podemos hacer es vitrificar los óvulos de una paciente que sepamos que no tiene útero o que su útero no es capaz de llevar un embarazo. Pero a priori sí, solo que tendría que llevárselos a un país donde esta práctica fuese legal.