¿Sabes qué pasa cuando duermes?

Un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo... te contamos lo que ocurre durante ese tiempo.

Lo más popular


El descanso mientras dormimos es muy importante, pues pasamos cerca de 22 años haciendo esto. Pasamos la tercera parte de nuestra vida durmiendo, pero hasta ahora se sabía muy poco de lo que ocurría en este tiempo.

Si antes se creía que el sueño tenía unas fases concretas y bien delimitadas, ahora se sabe que no es así. Hay varias fases que intervienen y se repiten a lo largo de la noche. Pasamos de un sueño profundo a uno ligero varias veces durante la noche y en cada estado, nuestro cuerpo cambia.

Publicidad

Lo primero que atravesamos es una etapa de somnolencia, en la que nos revolvemos más en la cama y durante la que nos podemos despertar. Después, gracias a los registros cerebrales realizados para conocer esto, varían las curvas que miden nuestra actividad cerebral. En este momento, cualquier tipo de estímulo alterará el funcionamiento de nuestro corazón.

Después pasamos a una fase en la que nuestra actividad cerebral se ralentiza. Pasamos poco a poco a un sueño profundo en el que nuestro cuerpo está mucho más relajado y esta baja actividad muscular nos hace más reacios a despertar con un estímulo exterior. Es en este momento cuando podemos experimentar las pesadillas.

Lo más popular

Finalmente, se llega a la fase REM (Rapid Eye Movement). En esta fase nuestra actividad cerebral aumenta, llegando a superar la que tenemos cuando estamos despiertos. Los ojos se mueven muy rápido, de un lado para otro y el cuerpo está tan bloqueado que los estímulos normales no nos despertarán. El sistema cardio-respiratorio puede aumentar su actividad durante esta fase. 

A pesar de tanta actividad, es el momento en el que nuestros músculos más descansan, porque no están activos. También lo hace nuestro cerebro, que con todo este proceso se restaura para enfrentarse a un nuevo día de funcionamiento.

Los que peor duermen: mujeres y personas mayores

Las hormonas tienen un papel fundamental en el sueño de las mujeres. Las hormonas esteroideas son las encargadas de regular el sueño y la vigilia, por eso durante la etapa fértil se concilia mejor el sueño que cuando esta hormona disminuye durante la menopausia. Con esta información se entiende mejor el porcentaje de mujeres que padece insomnio, pues aunque el 22% de ellas lo padece, la cifra aumenta con la llegada de la menopausia hasta alcanzar un 35% de mujeres que no puede dormir. Cinco años después de la aparición de la menopausia la cifra de mujeres con problemas para descansar por las noches sube hasta el 40%.

Pero la edad también es un factor que afecta al descanso. Con la edad disminuye la capacidad de dormir, de manera que las 8 horas mínima de un adulto disminuyen hasta unas cinco o seis horas que duerme una persona más mayor. Este sueño comienza a ser fragmentado, es decir, que no se duerme del tirón.

En el caso de las personas mayores, el insomnio está ligado a algunas de las enfermedades más frecuentes de esta edad, como por ejemplo los problemas de reuma, de corazón o respiratorios.