Libros de colorear, beneficiosos para tu mente, ¿perjudiciales para tu cuerpo?

​Seguramente has oído o leído sobre los muchos beneficios que aportan los libros para colorear para adultos. Pero ¿te has planteado que mientras te relajas y encuentras tu equilibrio interior puedes estar perjudicando a tu espalda, a tu vista o a ambos?

Lo más popular

En plena corriente mindfulness, los libros de colorear para adultos están de moda. Sus múltiples beneficios han hecho que sus ventas se disparen y son muchas las propuestas editoriales que puedes encontrar. 

Son 5 los principales beneficios que te aporta colorear:  

1. Conectas con tu yo interior. Cuando coloreas estás concentrado y no atiendes a otros estímulos externos. Esto incita a la meditación y a la reflexión personal.

Publicidad

2. Potencias tu parte creativa y reduces estrés mientras lo haces. Al colorear activas la parte del cerebro responsable de las capacidades que manejan la vista y las habilidades motoras. En ese proceso se generan endorfinas responsables de mejorar nuestra estado anímico. Además, a través de los colores das rienda suelta a emociones que a lo mejor, de otra manera, no eres capaz de expresar.

3. Mejora tu motricidad fina. El empleo de lápices, pinturas o carboncillo hacen que desarrolles unos movimientos más precisos y delicados para no salirte del dibujo.

Lo más popular

4. Desarrollas habilidades como la disciplina y la precisión. 

5. Mejora nuestra salud mental. Al estar centrados en nuestro dibujo nos olvidamos de los problemas o situaciones que nos generan estrés mientras disfrutamos de una actividad relajada.

Pero ¿y si no todo fuera tan bueno?

Y es que hay que ser conscientes de que a pesar de sus múltiples beneficios para nuestra parte espiritual, hay otras partes del cuerpo que pueden sufrir si no lo haces con cuidado.

Por si todavía no lo sabías, colorear requiere un esfuerzo de nuestros ojos que se traduce en estrés para nuestra visión. Aunque mejoran nuestra concentración como hemos explicado, si realizamos esa tarea durante más de media hora sin descansos  que relajen nuestra visión, puede resultar perjudicial para nuestra vista, tal y como explica Rosa M. García, optometrista comportamental de Consciencia Visual. Además, muchas veces dejamos muy poca distancia entre nuestros ojos y el papel porque los detalles a colorear son muy pequeños, lo que aumenta todavía más el estrés al que sometemos a nuestros ojos.  

Tal y como nos aconseja el doctor Carlos Laria Ochaita, oftalmólogo de Clínicas Baviera, la distancia entre nuestros ojos y el papel debe ser 40 cm como mínimo y por supuesto, colorear en un ambiente con buena iluminación y luz indirecta. Por supuesto, hay que evitar colorear en la oscuridad con sólo una luz de cerca. Además, es muy importante relajar y descansar la vista mirando de lejos cada 20 minutos aproximadamente. También conviene hacer desenfoques periódicos y levantar la vista para enfocar de lejos. Rosa M. García añade que no hay que olvidar parpadear con una frecuencia normal. Tal y como nos explica, cuando estamos concentrados dibujando tendemos a parpadear menos y se secan nuestros ojos. Nuestra córnea pierde hidratación y vemos peor. 

Nuestra espalda y nuestro cuello son otros de los grandes perjudicados mientras coloreamos si no les prestamos atención. Pablo Herrera Jiménez, fisioterapeuta y socio fundador de Fisiohogar, afirma que para prevenir dolores es fundamental mantener una postura correcta mientras coloreamos.  

Según Herrera, la postura ideal sería trabajar en una silla con respaldo, apoyando toda la espalda en el mismo y con el material para colorear en un atril o mesa de dibujo con una inclinación de unos 45º para no forzar nuestro cuerpo hacia adelante. Las piernas deben estar apoyadas en el suelo con las rodillas flexionadas a 90º. Los hombros deben  permanecer relajados y cada 20-30 minutos hay que hacer pausas breves para movilizar la musculatura que nos ayudarán a ser conscientes de la tensión que acumula. 

Además, si vamos a realizar la actividad durante un periodo prolongado, es aconsejable realizar unos pequeños estiramientos antes de empezar, añade Pablo Herrera.

el jardin secreto ilustración
Artículos relacionados