5 ejercicios para entrenar tu mente y ser más feliz

El prestigioso psicólogo Rafael Santandreu no da las claves para convertirnos en personas sanas y fuertes emocionalmente en su nuevo libro, 'Ser feliz en Alaska'.

Lo más popular

Rafael Santandreu es uno de los psicólogos más prestigiosos del país. Autor de los libros de éxito 'El arte de no amargarse la vida' y 'Las gafas de la felicidad', se centra ahora en la Psicología cognitiva en su nueva obra, "Ser feliz en Alaska", en la que da las claves para reprogramar nuestra mente y convertirnos en personas sanas y fuertes emocionalmente. De sus consejos para conseguirlo y de cómo ser más feliz nos habla en esta entrevista para Woman´s Day.

Publicidad

En su opinión, las preocupaciones y miedos que nos amargan la vida como la ansiedad, la timidez o el estrés, son producto de una mentalización errónea. Por ello, Santandreu nos desvela en primera persona cómo salir de estas "neuras" a través de la psicología cognitiva, algo que a él mismo le cambió la vida. "Antes de cumplir los 30 años, me encontré a mí mismo sumido en la insatisfacción. No tenía motivos para estar mal, pero me quejaba de todo: de mi novia, de mi trabajo, de mi ciudad (Barcelona). ¡Me daban ganas de dejarlo todo para buscar una vida diferente, pero no sabía hacia dónde! No llegué a estar deprimido, pero sí ansioso. Era un cascarrabias total y empecé a desarrollar miedos: a hablar en público, a enfrentar responsabilidades nuevas, etc.".

Rafael Santandreu.
Lo más popular

"La casualidad hizo que encontrase la solución a mi estado –asegura–. Una revista me encargó un texto sobre Albert Ellis, el padre de la psicología cognitiva. ¡Y por fin entendí qué había hecho para amargarme y qué tenía que hacer para recuperar la salud emocional! Me puse a trabajar duro para cambiar mi manera de pensar, lo cual era el verdadero problema. Y mi vida dio un vuelco brutal. En pocos meses pasé a estar encantado de la vida y de mí mismo. En los siguientes meses y años, hice cambios en mi vida... pero ya no era desde la insatisfacción y la queja, sino desde la aventura divertida y emocionada".

Ahora y desde su propia experiencia, nos propone 5 ejercicios para entrenar la mente y ser más feliz. Y lo hace no sin antes darnos una advertencia previa: "la gente no cambia leyendo un texto o ni siquiera acudiendo a un psicólogo. La transformación personal parte del trabajo diario (una hora al menos todos los días)".

EJERCICIO 1: MIRA DENTRO DE TI.

Siempre que te encuentres nerviosa, triste o enfadada, pregúntate qué te has dicho a ti misma para ponerte así. La principal máxima de la psicología cognitiva es: "No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede". Si te dan un patada, no te afecta el golpe; si te insultan, no te ofende la palabra malsonante. Es tu diálogo interno lo que te está afectando.

Por eso, propone cada día que analices qué te estás diciendo cuando tienes una perturbación emocional. Siempre será algo del tipo: "¡No lo puedo soportar!"; "¡Pero qué burra soy!"; "¡Esto es intolerable!"; "¡Menudo palo: ya me ha fastidiado el día!"…

Fíjate bien: el problema no está en el exterior. Sino en ti misma que te pones un montón de condiciones a tu felicidad. Es como si te dijeras: "¡Las cosas deben ser así o no juego!". Es estúpido porque siempre habrán adversidades y a mucha gente, todo eso no le impide ser muy feliz.

EJERCICIO 2: ELIMINA LOS DEBERÍAS.

Los seres humanos nos volvemos locos cuando tenemos una mente de "exigencias"; en vez de una mente de "preferencias". Nos decimos: "¡¡DEBO hacerlo todo bien o muy bien y de lo contrario: soy un gusano de la peor especie!". Y de cara a los demás: "¡TODO el mundo me DEBE tratar bien TODO el tiempo y si no es así, no lo puedo soportar".

Tanta exigencia es una locura porque a) eso no va a suceder; b) ¿para qué lo necesitas? ¡Tanta perfección no es buena! Por lo tanto, cada vez que te perturbes y veas que tienes una "súper-exigencia", transfórmala en una "preferencia": "Me gustaría hacer esto bien, pero ¡qué leches! no lo necesito para estar bien; de perdidos al río".

EJERCICIO 3: ACEPTA INCONDICIONALMENTE A TODO EL MUNDO.

Date cuenta de que nadie es perfecto. Todos cometemos fallos. La clave para tener los mejores amigos es "no pedirle a nadie lo que le cuesta mucho; sólo lo que es capaz de hacer con facilidad". A la amiga que se acuerda siempre de tu cumpleaños, no le pidas que lo deje todo una noche para ir a consolarte porque te ha dejado el novio. ¡Y al revés! A la que lo dejará todo, no le pidas que se acuerde de tu cumpleaños. Entre todos tus amigos, cada uno con sus cualidades, lo tendrás todo.

EJERCICIO Nº4: LIBÉRATE DE NECESIDADES.

San Francisco de Asís dijo: "Cada vez necesito menos cosas y las pocas que necesito, las necesito muy poco". Era un tipo muy fuerte y feliz.Cuantas más necesidades tienes, más débil eres. Yo ya solo necesito el agua y la comida del día. No necesito ni pareja, ni empleo, ni que me respeten… Sólo requiero de mi capacidad de amar. Si mañana pierdo la casa, el trabajo o la pareja… ¡mala suerte! Pero seré feliz igualmente porque ¡la vida está llena de oportunidades de hacer cosas valiosas por mí y por los demás! Sólo con esta mentalidad puedo estar libre de estrés y disfrutar de las cosas en libertad.

EJERCICIO 5: DALE UNA PATADA A LA INCOMODIDAD.

En la actualidad, tenemos endiosada a la "comodidad". Nos han transmitido que "comodidad=felicidad" y eso es una gran mentira. Una buena vida es una vida activa, divertida… no mega cómoda. Cada vez que te pongas nerviosa porque la cola del supermercado no avanza, porque hay un atasco de tráfico… ¡dale una patada a esa absurda necesidad de comodidad y vuelve a ser feliz con la situación en la que estés! En el súper, ponte a responder mensajes o fíjate en las caras interesantes de la gente. En el atasco, ponte música y disfruta cantando…