¿Sabes que la caries es la enfermedad más común del mundo?

La mala higiene bucal es una de las principales causas de esta dolencia.

Te asombrará saber que uno de cada cuatro españoles se cepilla los dientes menos de dos veces al día. Según una encuesta realizada a 1.000 personas por el Instituto Dental ImplanT, el 24% se los lava menos de dos veces, el 18% lo hace una sola vez al día y el 6% no lo hace a diario. Si sumamos los porcentajes, el 48% de la población no tendría una higiene bucal adecuada. Por esta razón, la caries es una de las enfermedades más habituales y extendidas en todo el mundo. Sorprende, porque es de las más fáciles de evitar, si se tienen unos hábitos de limpieza adecuados.

Publicidad

Los mayores son los que más descuidan el lavado de dientes, pues, según la encuesta, el 10% de los españoles entre 50 y 60 años, y el 12% de los mayores de 60 reconocen que no se lavan los dientes todos los días.

La última Encuesta de Salud Oral en España, llevada a cabo por el Consejo de Dentistas descubrió que entre un 92 y un 94% de la población adulta de nuestro país padece caries.

Cómo evitar la aparición de las caries

Prevenir la aparición de caries es una cuestión de buenas costumbres. Si sigues siempre estos pasos, tus visitas al dentista serán más placenteras y menos habituales:

Lo más popular
  • Lávate los dientes después de cada ingesta de alimento. O por lo menos después de cada una de las comidas principales del día.
  • Lleva contigo un cepillo de dientes cuando vayas a comer fuera de casa.
  • Presta especial atención al cepillado antes de dormir y después de desayunar. Durante la noche las bacterias tienen más tiempo para actuar. Por las mañanas, después del desayuno, eliminarás las bacterias que quedaron durante la noche y las nuevas tras la ingesta de la comida.
  • Lávate los dientes durante al menos dos minutos.
  • Aplica una técnica adecuada, cepillando los dientes por las dos caras y también la lengua.
  • Usa enjuagues bucales y seda dental (o los cepillos interdentales) para quitar los restos de comida a los que no puedes llegar con el cepillo.