Roncar, un gran problema a combatir

​Un 65% de los hombres y un 34% de mujeres padecen este problema. Te contamos cómo afecta y te damos los ejercicios para aliviarlo.

Lo más popular

¿Por las noches no descansas bien? ¿Tu pareja siempre te da codazos y te pone malas cara cuando os despertáis? Puede que todo esto sea consecuencia de roncar por las noches, como le ocurre al 65% de los hombres y al 34% de las mujeres.

Problemas de salud

Estos molestos sonidos no solo son un problema en sí mismos, sino que pueden derivar en otros problemas de salud, como la bronquitis, enfermedades cardiovasculares o incluso pueden aumentar la probabilidad de padecer diabetes de tipo 2.

Publicidad

Preludio de un mal día

Una mala noche de descanso arruina tu día y también el de tu pareja. Si no se tratan los motivos que llevan al ronquido ni se intenta poner una solución, la noche de descanso se puede convertir en una noche de pesadilla. Roncar implica un problema de respiración, es decir, que impide la correcta oxigenación de tu cuerpo y tu cerebro. La falta de descanso tanto para quien ronca como para quién duerme al lado supone un deterioro en el desarrollo de su día a día, afectando a su concentración, debido al cansancio.

Lo más popular

Golpes en las costillas

Así lo afirma una encuesta realizada en España. Sólo el 6% de las parejas se despierta gracias a un beso frente a un 48% que lo hace con un codazo en el costado. Este 'mal despertar' se puede deber a una noche de atronadores ronquidos que han impedido el descanso de la pareja, y su consiguiente venganza.

Roncopatía crónica

Gran parte de la población española padece roncopatía crónica y puede que sea porque la configuración de sus cabezas favorezcan esta molesta consecuencia del sueño. Parece que nuestro paladar tiene un tamaño por encima del habitual, lo que supone un aumento del velo palantino, que estrecha el paso del aire, produciendo el desagradable sonido del ronquido.

Ejercicios para prevenir

Un estudio publicado en la revista Chest a mediados de 2015 concluyó que aquellos sujetos que realizaron la serie de ejercicios que relataremos a continuación redujeron sus ronquidos hasta un 39% y la potencia de los mismos en un 59%. Fortalecer de esta manera los músculos superiores de las vías respiratorias ayuda a que la zona no se cierre mientras el individuo respira, reduciendo sus ronquidos. Para ello hay que realizar una serie de cuatro ejercicios diferentes, tres veces al día, durante un tiempo aproximado de dos minutos por ejercicio:

1. Empuja la lengua contra el paladar. Presionando, desliza la lengua hacia la parte trasera del paladar y vuelve hacia la punta de los dientes. Realiza este ejercicio durante dos minutos.

2. Presiona la lengua contra el paladar, cubriéndolo por completo. Aguanta otros dos minutos.

3. Intenta mantener la lengua completamente apoyada en el suelo de la boca, presionando con la punta los dientes inferiores. De nuevo, intenta mantener la postura por un par de minutos

4. El último consiste en llevar la lengua hacia la parte trasera del paladar, como si quisiéramos rozar la campanilla con la parte trasera de la lengua, y decir la vocal 'a'.