Planta cara a la anorexia y la bulimia también en internet

La presencia de webs sobre estos temas han crecido un 470% desde 2006. Descubre cómo hacerlo frente.​

Lo más popular

La falta de cautela de los padres cuyos hijos navegan en internet y la ausencia de leyes que prohíben este tipo de páginas, son los principales causantes de que la anorexia y la bulimia sigan floreciendo en la web. Así lo advierte la
Agencia de Calidad de Internet (IQUA).

Recuerda que si escribimos "Ana y" en Google, "Ana y Mia" es la primera opción. Entre los jóvenes que navegan por estas webs se entiende por "Ana" la anorexia y por "Mia" la bulimia. Este tipo de páginas (blogs y foros en su mayoría) en las que se humaniza y personaliza a los trastornos alimenticios, cumplen con una estética común: hadas, princesas, mariposas, colores rosas, y un lenguaje dulce y suave. El contenido llega a dar fórmulas para engañar a los padres. ¿El mayor problema de todo esto? No darle la importancia que se merece.

Publicidad

Una de cada cuatro personas que sufren estas enfermedades se convierte en enferma crónica, lo que significa que puede padecerla durante el resto de su vida, y tanto la anorexia como la bulimia afectan al 6% de la población joven, con el doble de incidencia de la segunda sobre la primera.

La cuestión es que estas páginas existen en internet libremente, y no hay ningún órgano que las vigile y las prohíba, por lo que muchas cierran con la misma rapidez con la que se crean otras nuevas (su presencia desde 2006 ha aumentado más de un 470%).

Lo más popular

El problema es que, a partir estas webs los adolescentes crean lazos y siguen fomentando de manera privada los trastornos alimenticios. Según la Doctora Marga Serra, experta en educación nutricional y trastornos del comportamiento alimentario, y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya, asegura que "mediante estos blogs y sitios, los adolescentes que los siguen contactan entre sí y crean grupos de WhatsApp totalmente privados en los que se animan mutuamente a seguir dietas muy estrictas, dándose apoyo mutuo".

Es clave que los padres eduquen a sus hijos para navegar por internet, les enseñen donde están los límites y qué tipo de páginas son perjudiciales para ellos. También deben trabajar su autoestima, enseñarles a que se quieran tal y como son y a los peligros de llevar una dieta sin control de un profesional. Por otro lado, es muy importante que todo esto quede reforzado en las aulas.

Por último, aunque la regulación de estas webs no esté clara, hay ciertos contenidos que sí son denunciables en concepto de atentado contra la salud de las personas. Para Serra, atacar el origen es la clave: "Se debería aprobar una ley no solo orientada a penalizar este tipo de contenidos sino que regule la edad y el índice de masa corporal de las modelos que salen en los anuncios de televisión y en las revistas, o que se penalicen los desfiles de moda que no cumplan las normativas".