Consejos para cuidar la piel atópica

Este tipo de dermatitis afecta especialmente a los niños pequeños, pero también puede aparecer en adultos. Te contamos cómo cuidarla para evitar picores y eccemas.

Lo más popular

La dermatitis atópica aparece cuando el cuerpo deja de producir ceramidas, que protegen y mantienen la hidratación de la piel. Sin ella, aparecen la descamaciones y los picores propios de la piel atópica. 

Un 10% de los niños la padecen, y sus síntomas suelen ser unas pequeñas ampollas o granitos que pican mucho. En bebés, provoca mucha inquietud y llanto, además, el pequeño intentará rascarse, por lo que hay que tener un cuidado muy especial con su higiene. Evita que se ponga en contacto con tejidos o sustancias irritantes, como lana, plásticos, fibras sintéticas, jabones, geles o colonias. Ducha al niño usando solo agua o un jabón muy suave, y corta con cuidado sus uñas para que cuando se rasque no se provoque ninguna lesión.

Publicidad

Esta sequedad de la piel suele ser hereditaria y tiene una base autoinmune, pues la piel de los que sufren dermatitis reacciona de una manera más violenta a agentes externos que no producen ningún tipo de reacción a quien lo sufre esta enfermedad. El eccema y la descamación se producen porque se acelera el crecimiento de la capa externa de la piel, alterando la capa de grasa a su vez y dejando escapar la hidratación. Todo esto provoca que las células epiteliales del interior liberen una sustancia que provoca un fuerte picor, por lo que el instinto primario será rascarnos, dando lugar a una lesión más grave de lo que debería ser.

Lo más popular

Lo mejor para prevenir y cuidar la piel atópica es seguir el decálogo europeo para este tipo de dermatitis:

1. Prohibido rascarse. Podría provocar lesiones.

2. Corta cualquier etiqueta de las prendas de vestir, pues suelen ser irritantes.

3. Lleva un control sobre cuándo y dónde aparece un brote de dermatitis, y así poder contárselo a tu médico. Si lo apuntas, podrás analizar qué lo pudo provocar.

4. Si la sufre un niño, tanto él como los padres deben avisar a los profesores de que podría aparecer falta de atención y/o de sueño por culpa de esta enfermedad. (Los picores pueden distraerte e incluso despertarte por la noche)

5. Tu tratamiento debe ser totalmente personalizado, así que consúltalo con el especialista.

6. La calefacción y el aire acondicionado no son lo mejor para las pieles tan sensibles, evita estar cerca de ellos.

7. Hidratación, hidratación y más hidratación. Es lo mejor para mantener los brotes de dermatitis a raya.

8. Elimina o limita en tu dieta aquellos alimentos alérgenos como los cacahuetes, el chocolate, la leche, los huevos y los cítricos, ya que pueden provocar eccemas.

9. Seca tu piel a toques, sin forzar. Después aplica el tratamiento o la crema que sea necesaria.

10. Sigue las indicaciones que te ha hecho tu médico, él intenta ayudarte.