6 amuletos de la suerte

​Descubre los objetos que necesitas tener para potenciar tu suerte y mejorar en algunos aspectos de tu vida.

Hay objetos que tienen fama de dar suerte o proteger a los que los poseen. Seas o no supersticiosa, apunta porque nunca se sabe si vas a necesitarlos.

1. Escarabajo sagrado

Es considerado una eficaz protección contra los malos espíritus. Un amuleto con forma de escarabajo aumenta la fuerza de voluntad y atrae a la fortuna y a la felicidad. Además, protege contra los malos espíritus y la negatividad y ayuda a recobrar la energía perdida tras sufrir una situación adversa.

Publicidad

2. Cruz de Caravaca

Tradicionalmente regalar una cuando te declaras a tu es todo un símbolo de amor y de paz. Llevarla colgada en el cuello trae suerte, fortuna, seguridad y una gran protección.

3. Ojo de Fátima


Es un amuleto de origen islámico. En un bolsillo, colgado en el cuello o en algún lugar preferente de la casa, protege contra las enfermedades y atrae la buena suerte.

4. Trébol


Transmite buenas vibraciones y energía positiva a quien lo posee. Fue San Patricio, patrono de Irlanda, quien lo introdujo como símbolo para potenciar la fe de los no creyentes en la doctrina de Cristo. Según la tradición, el trébol de cinco hojas atrae riqueza, amor, felicidad, paz, armonía y salud; el atrae amor, riqueza y salud; el de tres hojas, protección, amor y fortuna, y el de dos hojas, el amor.

Lo más popular

5. Bambú


Se le atribuye la propiedad de atraer suerte, fortuna y protección. El bambú absorbe las malas vibraciones y la energía negativa del entorno en el que se encuentra. También da alegría a las personas que habitan la casa, al tiempo que proporciona paz, serenidad y armonía.

6. Herradura


Debe ser de hierro y tener siete agujeros, y tendrá que colgarse detrás de la puerta principal de la entrada de la casa o negocio con las puntas hacia arriba. Además de traer buena suerte, sirve para ahuyentar el mal de ojo, la envidia, el egoísmo, los fantasmas, los hechizos y la negatividad. Untada con aceite de oliva, aleja a los visitantes no deseados. Encontrar una usada es un signo de buen augurio: la persona que la encuentre debe escupir sobre ella y luego arrojarla por encima del hombro izquierdo hacia el suelo.