Consejos para ahorrar agua en casa

​El agua es un bien preciado que no debemos desperdiciar. Esto no solo afecta al medio ambiente, sino a tu economía también. Te contamos cómo ahorrar agua en tu hogar.

Ahorrar agua es importante para tu economía doméstica y para conservar el medio ambiente. Gracias a pequeños gestos cada día podemos dejar de desperdiciar agua y de paso, abaratar la factura del agua.

Cerrar ligeramente la llave de paso del agua

Con este gesto conseguirás que pasen menos litros por minuto a través de los grifos de tu casa. Cuando abras el grifo para pequeños enjuagues, conseguirás el mismo efecto de aclarado con menos cantidad de agua.

Publicidad

Un atomizador en cada grifo

Son unas piezas que se colocan en la boca del grifo y crean la sensación de un chorro más potente, pero con menos agua.

Los electrodomésticos eco

Elegir modelos de bajo consumo y que tengan la opción de media carga te ayudará a ahorrar agua cuando laves la ropa y los platos. Intenta que las lavadoras estén siempre llenas cuando las pongas y si la ropa no está demasiado sucia, elimina pasos como el prelavado e incluso ahorra energía lavando con agua fría.

Lo más popular

Aprovecha el agua de la cocina para las plantas

Usa el agua de cocer alimentos para regar las planchas sin derrochar agua nueva. Además, en ese agua habrá nutrientes extra que las plantas también pueden utilizar. Riega siempre por la noche, para evitar que se evapore el agua con el calor del día.

Elige el sistema de riego más económico en el jardín

El sistema de goteo es el que economiza mejor el agua en un jardín. Además, se mantienen mejor, pues el suelo está siempre húmedo y se evita la pérdida de agua a causa del sol. El ahorro es del 90%.

No dejes correr el agua

Este gesto es terrible. Cada minuto pasan 12 litros de agua por un grifo abierto. Cierra los grifos cuando no vayas a usarlos, sobre todo al fregar o durante el aseo, como al lavarte la cara, los dientes o en la ducha. Notarás la diferencia en la factura.

Ahorra agua en el baño

Ya hemos dicho que no dejes correr el agua en la ducha o durante tu aseo diario. Otro truco es recoger en un barreño el agua fría de la ducha y usarla para fregar el suelo o regar. También puedes optar por colocar un pequeño peso en la cisterna, para evitar que se llene del todo.