Raquel no ha sabido asumir su papel de personaje

​Dejar de ser periodista para ser personaje no debe ser nada fácil para la protagonista.

Era de esperar... si un reportero se encuentra con una noticia, es muy difícil quedarse de brazos cruzados. Eso es lo que le ha pasado a la pobre Raquel, que no ha podido remediarlo y ha grabado con su móvil a un futbolista liado con una actriz y el asunto le va a costar caro.

No sólo Concha, la representante de Manu, con la que no tiene mucha química, se ha enfadado con Raquel, además, su chico también se ha enfadado, y mucho.

Publicidad

A pesar de los improperios que Manu le va soltando a Raquel, ésta le sigue para incorporarse de nuevo a la fiesta, pero... ¿Cómo terminará la noche? ¿Será motivo para que la pareja tenga su primera gran crisis?

¡Qué nervios!