10 cosas que no sabes sobre los Juegos Olímpicos

Los caballos llegaron a competir en salto de longitud. Caballos reales.

Lo más popular

Cada cuatro años se reúne lo mejor del deporte mundial en una sola ciudad, por lo que este gran evento ha dejado más de un dato curioso que desconocías.

1. Los Juegos Olímpicos de Invierno y Verano se celebraban el mismo año

Los Juegos Olímpicos de Invierno no empezaron a celebrarse hasta 1924 y, en un principio, tenían lugar durante el mismo año que los Juegos Olímpicos de Verano, con unos pocos meses de diferencia. Hasta 1994 no se decidió que entre los Juegos de Verano y los de Invierno hubiera una diferencia de dos años. 

Publicidad

2. La única atleta con dos medallas el mismo año es Christa Rothenburger

Como consecuencia del formato antiguo, era posible ganar medallas, tanto en los Juegos de Verano como en los de Invierno del mismo año. Pero sólo una persona lo consiguió, la atleta alemana Christa Rothenburger, oro en patinaje de velocidad en Calgary y plata en ciclismo en pista en Seúl, ambos juegos celebrados en 1988.

Lo más popular

3. Caballos olímpicos

¿Alguna vez has visto un caballo participar en una prueba de salto de longitud? Lo creas o no, el salto de longitud ecuestre era una prueba que hizo su primera y última aparición en los Juegos de 1900, celebrados en París. El salto ganador fue de sólo 6,10 metros, lo que resulta decepcionante en comparación con el récord de salto de longitud humano establecido en 8,95 metros. 

4. La primera medalla de oro fue para Estados Unidos

La primera persona en ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos fue un americano, James Connolly, que ganó la prueba de triple salto en 1896. Connolly era estudiante de la Universidad de Harvard en aquel momento, pero tuvo que dejar la universidad, porque sus rectores se negaron a concederle un permiso para competir en los Juegos. Años después, Harvard le ofreció un doctorado honorífico que rechazó. 

5. Se batieron en duelo

Hubo duelos reales para resolver conflictos relacionados con puntuaciones controvertidas. En los Juegos de París de 1924, se llevaron a cabo dos duelos para resolver los problemas relacionados con la puntuación en la competición de esgrima. Los informes de ese año son un poco imprecisos, pero supuestamente uno de los jueces de los Juegos estuvo involucrado en el duelo.

6. Los Juegos Olímpicos más largos

Los Juegos Olímpicos más largos de la historia se celebraron en Londres en 1908. Comenzaron en abril y se prolongaron hasta octubre, en total, una locura de 187 días, es decir, más de medio año.

7. El peor año para las olimpiadas

Los Juegos Olímpicos de 1936, celebrados en la Alemania nazi, fueron muy polémicos y varios países amenazaron con boicotearlos. España, de hecho, proyectó albergar su propio evento en Barcelona, que se iba a denominar Olimpiada Popular. Todo iba según lo planeado... hasta que la Guerra Civil estalló el día antes de que comenzase la Olimpiada. 1936 no fue un gran año para Europa. 

8. Los primeros en cruzar la línea de meta

Posiblemente la anécdota olímpica más tierna de todos los tiempos se produjo en los Juegos de 1928 celebrados en Ámsterdam. En los cuartos de final de la prueba de remo, el australiano Henry Pearce se detuvo en mitad de la prueba para permitir que una familia de patos cruzara por delante de él. A pesar de ello, ganó el oro, lo que seguramente sea una prueba de que el karma existe. 

9. Los primeros Juegos Paralímpicos

Los primeros Juegos Paralímpicos se celebraron en 1948, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, y todos los participantes eran veteranos británicos discapacitados. 

10. El incidente con las palomas de la paz

Desde 1920, se acostumbraba a soltar palomas durante la ceremonia de apertura de los juegos como símbolo de la paz. Por desgracia, la tradición de las palomas terminó de manera desagradable en los Juegos de 1988 en Seúl, cuando varias palomas, no conscientes del peligro, se posaron en el borde del pebetero olímpico... justo en el momento en que éste era encendido Algunas palomas murieron. Vayan en paz.

Vía: Harpers Bazaar UK