Consejos para tener un buen vuelo

Te recomendamos algunos trucos para que viajes cómoda, segura, evites el cambio horario y sobre todo, ¡para que no pierdas el avión!

Cuando volamos tenemos siempre una sensación de cansancio horrible, sentimos deshidratación, la piel se seca e incluso a veces, notamos falta de apetito. Esto es normal. Aunque sea un vuelo corto, los cambios de temperatura y presión a los que nuestro cuerpo está sometido a tal velocidad, dejan su rastro.

Lo bueno es que puedes seguir unas pautas para evitar todo esto. Piensa en positivo y toma nota:

- Estate lista a tiempo: el día del vuelo, mejor que vayas con las cosas hechas. Deja la maleta preparada el día antes con todos los papeles y documentos a mano. Levántate con tiempo y acude al aeropuerto con al menos una hora de antelación si no facturas y dos y media si lo haces. Una vez allí, localiza tu mostrador, el control de equipaje de mano, y la puerta de embarque.

Publicidad

- Viste ropa cómoda: Mejor si es holgada y de algodón. Deja los tacones en la maleta y calza mejor unas zapatillas o unas sandalias.

- Evita la cafeína y las bebidas excitantes: Sin embargo, bebe toda el agua que puedas y zumos de fruta, ya que volar favorece la deshidratación.

- Levántate y pasea: Date una vuelta y haz flexiones de piernas y estiramientos musculares. Te vendrá bien para evitar las varices.

Lo más popular

- Pon el modo avión: De esa manera podrás amenizar tu viaje con tu Smartphone o tu Tablet

- Di adiós al jet lag: Para prevenirlo, sigue unos pautas: los días previos, levántate y acuéstate una hora antes o después en función de si vuelas al este o al oeste; y procura no ajustar la hora del reloj hasta que no estés en la cabina de la avión. 

En cuanto a la alimentación, los cuatro días anteriores a volar lleva una dieta en la que alternes un día a base de proteínas y otro a base de un ayuno ligero formado por sopas frías y ensaladas ligeras.