Esta foto captura un momento especial de una pareja que acababa de tener a un accidente de coche

"Lo único que me preocupaba era verla y asegurarme de que estaba bien"​.

Lo más popular

Publicidad

Arika Stovall confiesa que el accidente de coche que sufrieron su novio y ella en enero de 2016 "debería haber cortado nuestros cuerpos por la mitad".

Stovall y Hunter Hanks, los dos de 21 años, volvían a casa desde Florida cuando su furgoneta chocó con un pilar de un puente interestatal a las afueras de Nashville. Viajaban a casi 140 kilómetros por hora, según ella. Ninguno recuerda qué pasó. Según News Channel 5 Hanks, que era el que conducía, recuperó la conciencia justo después del choque.

Lo más popular

Milagrosamente, el estudiante universitario, salió prácticamente ileso, sin ningún hueso roto ni contusiones serias, a pesar de que la furgoneta pareciera que"hubiera pasado por una trituradora de madera" según la propia Erika.

Esta foto de la pareja en el hospital se ha hecho viral y miles de desconocidos de todo el mundo comentaron que una nueva esperanza había inundado sus vidas y que les había servido de inspiración.

"Lo único que me preocupaba en aquellos momentos era verla y asegurarme de que estaba bien", dijo Hanks a News Channel 5 cuando le preguntaron sobre el momento en que la foto fue tomada. "No me importaba lo que me pasase a mí siempre y cuando ella estuviera bien".

Stovall espera que su contacto con la muerte ayude a otros a "aceptar las dificultades y a disfrutar" en la vida. "Sin lugar a duda, es un milagro que estemos vivos y es que creo que Dios tiene otros planes para nosotros ", escribió en un post de Facebook. "Estamos agradecidos por este destrozo y todo lo que hará en nuestras vidas".

POST DE FACEBOOK DE ARIKA STOVALL:

Tres segundos. Es el tiempo que tuvimos desde que perdimos el control hasta que la furgoneta chocó con el pilar a 140 km/h. En tres segundos Hunter tuvo que manejar la situación para que o bien nos matara de inmediato o nos salvara la vida. Él no deja de decir "Debería de haberte protegido y no lo hice", pero él hizo exactamente lo que necesitaba hacer para asegurarse de que mi vida no terminara. Que sea jugador de baseball le ayudó… si puede golpear una bola a 150 km/h puede hacer cualquier cosa. Me cuidó. Y cuando estábamos los dos tumbados en nuestras camas de urgencias encontró la manera de venir a proteger mi corazón y darme un abrazo. Sabe Dios que necesitaba eso tanto como estar segura.

Estoy sobrecogida por el poco daño que sufrimos Hunter y yo en un desastre que debería haber cortado nuestros cuerpos por la mitad. Estoy asombrada por la presencia de Dios en toda esta situación. Cada parte de esta experiencia apunta directamente a Él. La manera en que Dios ayudó a Hunter a responder de la manera en que lo hizo al volante, girando la furgoneta de la manera en la que debería para ser capaz de golpear el pilar entren Hunter y yo para que saliéramos ilesos… eso sencillamente no pasa. Dios no te protege de esa manera sin razón. Lo hace porque no ha terminado con nosotros.

Yo tengo problemas con los latidos de mi corazón. Cuando me pongo ansiosa o preocupada se agitan demasiado… y me llevan a sufrir un ataque de pánico. El momento en el nos dimos el golpe me di cuenta de que estaba consciente y de que me estaba pasando a mí. Sin poder respirar y tratando de mover mis piernas estaba gritando, en pánico, llamando a Hunter para que dijera algo. Necesitaba saber que estaba bien. En el asiento del conductor solo veía su cabeza a través del parabrisas, una cosa llena de sangre y un cuerpo que no se movía. Miré fuera de la furgoneta y allí estaba ese hombre… brillante con una barba blanca. No se veía otro coche, solo a ese hombre. Él fue mi ángel de la guarda. Me vio y me dijo inmediatamente que una ambulancia estaba de camino. Salté fuera del coche, corrí hacia Hunter y miré a ese hombre. Desde ese momento hasta que Hunter fue sacado de la furgoneta creí con todo mi corazón que mirar a ese hombre me ayudó a creer en ese momento que Hunter estaba a mi lado en la carretera. No sé si fue una alucinación o que mi inconsciente soñó con las luces del cielo… pero todo lo que sabía en ese momento era que Hunter estaba a salvo a mi lado. Este hombre… mirarle durante un momento… me ayudó a no presenciar en momento en el que Hunter era sacado de la furgoneta. Creo que si lo hubiera visto me habría dado un infarto. Justo cuando Hunter estaba fuera y a mi lado, le pregunté al hombre cuándo llegaba la ambulancia. Se fue, parpadeé y me dio una luz en la cara. Los paramédicos nos estaban ayudando a Hunter y a mí y la ansiedad y la preocupación por que él estuviera bien desaparecieron porque estábamos en buenas manos.

Aquí está la parte milagrosa: ningún hueso roto, contusiones que no duraron ni 24 horas, ningún daño interno y solo unos pocos puntos en mi rodilla y en la cara de Hunter. Solo esto después de un accidente en el que los médicos se preguntaban cómo no morimos al instante y la furgoneta se quedó como si hubiera pasado por una trituradora de madera. Ya hemos salido del hospital, no han pasado ni 48 horas desde que entramos. Todas nuestras pertenencias están en perfectas condiciones salvo algunas cosillas… y lo único que quedó en el escenario del accidente era la biblia de Hunter abierta, en una página marcada con una escritura que nos decía que no tuviéramos miedo; que Jesús está con nosotros.

Estoy asombrada. Totalmente impresionada por la presencia de Dios. Y muy afortunada porque me haya enviado un ángel. Muy agradecida por Hunter y su segunda oportunidad en esta vida… por su recuperación y su salud. Somos muy afortunados también porque nuestras familias viajaron cientos de kilómetros para estar con nosotros. Y muy agradecida por todos los pensamiento y rezos que nos han enviado. El poder de la oración es real, nos sanó a Hunter y a mí. Sufríamos mucho dolor por culpa de las heridas, así que apreciaremos más oraciones mientras nos terminamos de curar.

Pero esta noche estoy rezando por todos vosotros. Si hay algo que sacar de esta historias que estoy escribiendo aquí es esto: Quiero que todo el mundo conozca el amor y el poder de Dios. Él tiene un propósito… y está tan claro que NADA… ni siquiera un accidente de coche como este podrá causar que su plan cambie. Nos han puesto en esta maravillosa tierra por una razón y es ayudar a los demás a conocerle a Él. Estamos hechos para mostrar y compartir Su amor. Y si necesita un coche destrozado como este para que yo lo conozca, entonces debería pasar por ello otra vez. Rezo para que todo el que lea esto pueda vislumbrar la fidelidad de Dios. Él es BUENO. Y trabaja. Y los planes que tiene para TI y tu vida no se van a ir a ninguna parte. Bueno o malo, lo que quieres y lo que no… es todo cosa de Dios. Es su plan desarrollándose. Es su reinado llegando. ¡Acepta las dificultades y alegrías de su vida! Sin lugar a duda, es un milagro que estemos vivos, pero más que eso, es que Dios tiene planes para nosotros. Estamos tan agradecidos por este destrozo y todo lo que hará en nuestras vidas. Somos afortunados por estar bien. Y muy enamorados de este Dios al que servimos.

Artículos relacionados
De: WomansDay