Vientres de alquiler, prohibidos en España pero permitido en otros países

Tras la detención de una pareja por pagar a una mujer 10.000 euros por alquilar su vientre en Cádiz, el debate está sobre la mesa más que nunca.​

Lo más popular

¿Debería legalizarse la gestación subrogada en España? Esta es la pregunta que cobra cada día más fuerza en nuestra sociedad.

Tras la detención de una pareja de hombres porque habrían pagado a una mujer para que gestara a su hija, el debate se ha abierto de nuevo. En España la maternidad subrogada está prohibida tal y como dicta el artículo 10 de la Ley 14/2006, del 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción asistida. Es decir, que los vientres de alquiler que consisten normalmente en pagar a una mujer por alquilar su útero para gestar un hijo mediante reproducción asistida, no está permitido.

Publicidad

Es un hecho contradictorio, ya que aunque está prohibido tener un hijo por esta técnica en España, nuestras leyes sí permiten registrarlo si el menor ha nacido en otro país aunque haya sido concebido mediante un vientre de alquiler.

La detención de los tres implicados (la mujer que gestó al bebé también ha sido detenida) reabre el debate. La pareja de hombres residentes en Almería habría pagado 10.000 euros a la mujer y aunque aún no habían registrado a la pequeña, acordaron que ella firmaría ante notario su deseo de ceder la tutela a uno de ellos tras haberla tenido a través de una inseminación artificial.

Lo más popular

Los que están a favor no logran entender cómo es posible que en España esté prohibida esta opción que permite a las personas que no pueden tener hijos ver cumplido su sueño, pero sí se permita inscribir en el Registro Civil a los niños que nazcan en el extranjero.

Al estar prohibidos los vientres de alquiler no hay datos oficiales de cuántos niños están inscritos en el Registro Civil en España tras haber nacido gracias a esta técnica. En declaraciones a ABC, Didac Sánchez fundador de Subrogalia, empresa que gestiona este tipo de maternidad en el extranjero desde hace 5 años "Cada vez que un famoso cantante, actor o deportista confiesa que tiene hijos como resultado de un vientre de alquiler, las peticiones de las parejas españolas se disparan porque ven es estos referentes un modelo a seguir y una alternativa a las largas listas de espera para adoptar".

La demanda sigue creciendo y es que sólo en 2016 han realizado ya 180 procedimientos y esperan más de 500 para 2017. Desde Subrogalia consideran necesario regularizar esta nueva fórmula de ser padres porque creen firmemente en el derecho de una mujer a hacer con su cuerpo lo que quiera, y más si es para hacer felices a otras personas.

No consideran el vientre de alquiler como un trámite financiero ni un negocio, si no como un proceso médico. Al no estar regulado añaden se pueden dar casos como el de los peluqueros de Almería y su "contrato" con la mujer de Cádiz y malas prácticas. A mayor regulación, menos riesgo de errores y malas intenciones.

Totalmente en contra a esta opinión está el presidente del Foro Español de la Familia, Mariano Calabuig, qu considera este modo de concebir como "un desprecio a la dignidad de la mujer al producirse un mercadeo con su cuerpo" tal y como explicó a ABC.

Los vecinos de la pareja, los apoyan

Mientras el caso se resuelve, la pequeña está bajo la protección de los servicios sociales de la Junta de Andalucía y la pareja de hombres, que reside en la pequeña localidad de Los Llanos de Vícar en Almería espera a ser tomados declaración y hacer las pruebas de paternidad pertinentes.

En su localidad de residencia los vecinos están sorprendidos por el cariz que está tomando el caso. Para nadie era secreto que la pareja, que regenta una peluquería, estaba esperando una hija fruto de un vientre de alquiler. Lo que no contaban era que el proceso se estaba realizando en España.

En declaraciones a El Mundo, María del Mar, vecina de la pareja en Vícar afirma "Luis y Juanjo son muy buenas personas, a ver si consiguen quedarse con la niña. El pueblo está con ellos y les animamos a luchar por ella".

Otra vecina de los hombres lamenta que la niña haya sido entregada a la Junta de Andalucía en lugar de estar con ellos.

Por su lado, la mujer que alquiló su vientre y fue inseminada con el semen de uno de los hombres, tiene 28 años y reside en Villamartín, Cádiz, sólo sale de su casa para llevar a sus otros hijos, fruto de relaciones anteriores, al colegio porque está recibiendo el acoso de sus vecinos. Actualmente recibe ayudas y supervisión de los servicios sociales andaluces.

Artículos relacionados