"Las razones por las que decidí casarme conmigo misma"

​La escritora Sophie Tanner explica por qué fue uno de los días más felices de su vida​.

Lo más popular

Al principio me interesé por la idea de casarse con uno mismo por una ruptura particularmente mala con un hombre particularmente malo. Tras semanas de llorar encerrada en casa, al final conseguí salir de la oscuridad y mi personalidad optimista volvió a mí. Al final resultó que no había sido para tanto, ¡bien!

Un día, estaba tumbada en mi preciosa y cómoda cama, mirando el sol a través de la ventana, sintiéndome segura de mí misma y feliz cuando, de repente, se me ocurrió la idea de casarme conmigo misma. Yo, la única persona en la que de verdad podía confiar para ser feliz.

Publicidad

Empecé, por tanto, a investigar el concepto de casarse con uno mismo: si era legal, si ya lo había hecho alguien, etc.

Fui al registro y la verdad, es que sólo me sirvió para seguir queriendo saber más sobre el tema, y por eso me decidí a escribir un libro sobre esto. Cuando lo terminé, estaba tan encantada con la idea, que decidí practicar con la teoría, seguir adelante, y casarme conmigo misma.

Lo más popular

Tuve una celebración de boda que formó parte del Fringe Festival en Brighton, e invité a toda mi familia y amigos. ¡Su entusiasmo era increíble! Llevé un precioso vestido vintage y mis 20 damas de honor se vistieron de colores vivos y brillantes; todas llevábamos un ramo de girasoles, y fuimos bailando desde la calle principal hasta la iglesia.

Mi padre me llevó del brazo hasta el altar hasta que me dejó con la amiga que ahí me esperaba, a la que le dije mis votos matrimoniales. Adapté mis palabras con cuidado para que sonaran como las tradicionales y mi labrador, Ella, fue la encargada de traerme el anillo. Prometí afrontar los palos que me diera la vida, perseguir mis sueños, y aceptar mis fallos.

Besé a la novia lo mejor que pude, cogí mi ramo y esperé a que alguien del público se uniera a mí en mi primer baile. Después disfrutamos de unas bebidas en la playa. Fue un momento precioso, y puedo decir, sinceramente, que fue uno de los días más felices de mi vida, y lo que es más, vi mi felicidad en la cara de toda la gente que quiero.

Era finales de mayo, y el día era precioso. Recomiendo definitivamente este tipo de ceremonia para todos aquellos a los que simplemente les gustaría celebrar algo consigo mismos. Otras culturas tienen celebraciones de este tipo que son fundamentales para el crecimiento y el desarrollo personal y creo que, el matrimonio de una persona, aunque no esté legalmente reconocido, cumple este propósito.

La sociedad está muy centrada en los logros en pareja, pero no en los de una persona. De hecho, la gente te suele mirar raro cuando dices que todavía estás soltero, como si tuvieran que tenerte pena por algo. Bueno, yo creo que disfrutar de tu propia compañía es vital y que no hace falta estar con nadie para sentirte completa.

Estar casada conmigo misma no significa que rechace el hecho de amar a alguien, todo lo contrario. Puede que me hayan roto el corazón varias veces, pero estoy feliz de decir que nadie ha conseguido amargarme. ¡Amo el amor!

Vía Goodhousekeeping.