Incineración... ¿se pueden esparcir las cenizas?

La polémica está servida tras el anuncio de la Iglesia Católica recomendando optar por el entierro tradicional en lugar de la incineración.

Pocos días antes de celebrarse el Día de los Difuntos, ha saltado la noticia de que la Iglesia Católica prohíbe tener las cenizas de los difuntos en casa, esparcirlas o convertirlas en recuerdos, joyas u otros objetos.

La incineración fue aceptada por la Iglesia en 1963 pero insiste en que es mejor enterrar los cadáveres en cementerios y lugares sagrados. De optar por la cremación, las cenizas han de ser depositadas siempre en cementerios o lugares sagrados, y no está permitido mantenerlas en las casas particulares salvo 'circunstancias graves y excepcionales', siempre bajo autorización del obispo correspondientes y de la conferencia episcopal.

Publicidad

Según un documento redactado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y firmado por el Papa Francisco, la prohibición pretende evitar cualquier "malentendido panteísta, naturalista o nihilista". El documento también dice que "en el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negarlas exequias, de acuerdo con la norma del derecho".

Lo más popular

Sin embargo, en España el organismo que regula los servicios funerarios es el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el cual, establece 3 cosas que se pueden hacer legalmente con las cenizas del difunto:

1. Conservación en una urna funeraria o en columbarios de los cementerios, tanatorios o entidades que lo posean.

2. Dispersión de la cenizas en espacios específicos en los cementerios (como por ejemplo en el Jardín de las Cenizas o de los Aromas de Zaragoza, situado en el cementerio de Torrero).

3. Dispersión en la naturaleza, que no en calles o parques públicos donde está totalmente prohibido hacerlo, lo mismo que enterrar la urna que contienen las cenizas. Además, antes de esparcir las cenizas en un lugar determinado, hay que informarse de las ordenanzas locales que pueden tener regulaciones estrictas en este campo.