Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas: "Estoy destrozada"

Aparece un nuevo sospechoso que da un nuevo giro a la investigación.​

Lo más popular

Yeremi Vargas desapareció el 10 de marzo de 2007 en Vecindario (Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria) a los 7 años y desde entonces su familia y en especial su madre están con el alma en vilo. Después de varias líneas de investigación y de haber barajado varias teorías, el caso sigue sin resolverse.

Ahora parece que se ha dado un paso más hacia la resolución. Desde hace tres semanas, según cuenta Ithaisa Suárez, la madre de Yeremi, la policía está investigando a un nuevo sospechoso. Esta hipótesis cobra un peso especial porque el presunto sospechoso, Antonio Ojeda (conocido como Juan 'el Rubio'), fue vecino de la familia hasta 2005, pero todavía regresaba a la zona mucho tiempo después de haber abandonado el barrio. Se trata de un hombre que se encuentra actualmente en la cárcel de Algeciras por cometer abusos sexuales contra otro menor de edad en 2012. Está encarcelado desde 2015 y esta condena ha puesto el foco de atención en él. Antonio, que fue entrevistado por 'Espejo Público' en el momento de la desaparición, señalaba que había visto a otra persona con el niño en un coche, afirmando que el vehículo que todos señalaban como sospechoso (un Renault 5) era suyo y que él solo pasaba por ahí. 

Publicidad

En una entrevista para el programa 'Espejo Público' Ithaisa se muestra desconsolada. Ella siempre se había mostrado fuerte y positiva, pero, en esta ocasión, Ithaisa se muestra más vulnerable que nunca. "Estoy destrozada. […] Yo siempre he mantenido la esperanza de que iba a aparecer bien. Siempre he pensado en positivo, pero ahora todo lo que me viene a la cabeza es negativo".

A pesar de vivir en la misma zona, Ithaisa afirma que nunca tuvo contacto con él, solo le conocía de vista, al igual que su padre, Paco. Que también cuenta en una conversación con 'La Mañana de La 1' que él solo conocía a Antonio de vista. Cuenta que le veía apoyado en un poste del descampado en el que jugaban los niños, pero que nunca pensó que sus intenciones eran malas. De él dice que era chatarrero y que todavía tiene familia en la zona, ya que Antonio es canario. Pero reitera una y otra vez que nunca tuvieron trato con él.

Ithaisa sospecha que Antonio, si es él el culpable, se encaprichó con su hijo y que intentó entablar alguna amistad con él. Dado que Yeremi no era un chico abierto, más bien reservado, su madre piensa que si él se lo llevó realmente, tuvo que hablar antes con su hijo y dejarse ver, para que Yeremi no le viera como una persona extraña.

Lo más popular

De hecho, Ithasia, asustada, afirma en la entrevista que el sospechoso "paraba en un bar de la zona y parece que nos veía cuando yo iba al gimnasio con él". Por lo que cobra especial fuerza la hipótesis de que el sospechoso estaba obsesionado con el niño.

Es una madre completamente rota de dolor, que no puede ni imaginarse lo que le ha podido pasar a su hijo. Su sufrimiento es tal que cuando le preguntan qué le diría al sospechoso, no puede ni responder.

Esperamos que, tras 9 años de búsqueda, se resuelva por fin el caso de Yeremi Vargas.