Ser modelo y tener síndrome de Down

Madeline Stuart habla sobre su vida, su carrera y mucho más. 

Lo más popular
Publicidad

Madeline Stuart es una joven muy ocupada. Además de salir con sus amigos, bailar sus canciones favoritas siempre que tiene ocasión y quedar con su novio, a los 18 es también una modelo internacional.

Esta australiana, que tiene síndrome de Down, ha estado atendiendo compromisos por todos los rincones del mundo desde que sus fotos se convirtieron en virales a principios de 2015. Afortunadamente, hemos conseguido pasar un rato con ella para que nos cuente la experiencia de ser una cotizada modelo y, la primera con ¿discapacidad?

Lo más popular

"La primera vez que me di cuenta de que quería posar fue cuando mi madre me llevó a un evento de moda en un carnaval local", nos cuenta Madeline. "Era la primera vez que asistía a un desfile y cuando vi a las chicas en la pasarela, me encantó".

Pero Madeline no se quedó de brazos cruzados esperando que llegara su oportunidad. Hizo que pasara trabajando duro, tonificando su cuerpo haciendo deporte y preparándose para saber estar delante de una cámara.

Su esfuerzo se vio recompensado cuando logró hacerse un hueco en la Fashion Week de Nueva York la pasada primavera. "Me encantó desfilar. La semana que pasé en Nueva York con FTL Moda fue maravillosa".

Desde entonces ha cosechado grandes éxitos profesionales. Ha posado para Woman's Day Australia y ahora representa una línea de carteras que llevan su nombre para la marca de complementos EverMaya, cuyos beneficios van a la National Down Syndrome Society. También es el rostro para la marca de maquillaje GlossiGirl, convirtiéndose así en la primera modelo con discapacidad que realiza este tipo de trabajos.

Sin embargo, Madeline nos explica que tiene más aspiraciones: "Me gustaría trabajar con Karlie Kloss y posar para Chanel". "También querría participar en un videoclip de Lady Gaga o Taylor Swift, mis artistas favoritas". Ahora está embarcada en un proyecto más relacionado con sus habilidades como bailarina que como modelo: es embajadora de la InsideOut Dance Company, un grupo de danza dedicado a la integración de personas con discapacidad.

Esta joven llena de talento, también saca tiempo para llevar una vida normal con su novio, Robbie Streeting. "Nos conocimos en los Juegos Paralímpicos. Robbie juega al fútbol y yo al cricket con su hermano Matthew. Además, nuestras madres son buenas amigas".

Madeline suele subir fotos de ambos a las redes sociales, como la de su aparición en la prestigiosa Melbourne Cup. Allí posó con objeto de recaudar fondos para la Endeavor Foundation.

Melbourne cup

A photo posted by Madeline Stuart (@madelinesmodelling_) on


La industria de la moda todavía tiene un largo camino que recorrer en cuanto a la integración, pero Madeline es optimista al respecto: "cada vez veo a más personas con discapacidad dentro del sector de las que los medios se hacen eco". Para aquellos que piensan que las personas con discapacidad no pueden, o no deberían, trabajar en la moda ni llevar una vida plena e independiente, ella tiene una sabia respuesta: "¿No somos todos seres humanos? ¿No merecemos todos ser respetados y tratados por igual?"


En cuanto a su consejo favorito, es simple: "Pásalo bien y confía en ti mismo".