El lado positivo del acné que desconocías

​Aunque no lo creas, los odiados granos hacen que tu piel sea menos vulnerable al envejecimiento.

Lo más popular

Si has tenido acné juvenil, estás de enhorabuena. Los malos ratos, los complejos, los kilos y kilos de maquillaje para enmascararlo y los mil trucos que probaste han servido para algo. El castigo divino que sufriste o sufres ahora (conocido como acné tardío) tiene una parte positiva.

Según un estudio realizado por los investigadores del 'King's College' de Londres, la piel de las personas que sufren o han sufrido acné envejece más lentamente. El estudio contó con la participación de más de 1200 gemelos, de los cuales un 25% sufría acné.

Publicidad

Los resultados demostraron que los gemelos con un historial de acné eran más propensos a tener telómeros más largos en sus glóbulos blancos. "Nuestros hallazgos sugieren que la causa podría estar vinculada con la longitud de los telómeros, que parece ser distinta en los que sufren acné y significa que sus células podrían estar protegidas contra el envejecimiento", asegura la doctora Simone Ribero, dermatóloga en el departamento de investigación con gemelos y epidemiología genética del 'King's College'.

Lo más popular

Los telómeros tienen la clave

Son estructuras que protegen los extremos de los cromosomas y se ha comprobado que son más largos en las personas que tienen o han tenido acné.

Nuestro organismo envejece y con él, nuestras células. Estas se reproducen dividiéndose en dos células nuevas (fenómeno conocido como mitosis). En estas divisiones, los telómeros se van acortando provocando un envejecimiento de nuestras células. Por ello, si nuestros cromosomas tienen telómeros largos, envejecen más lentamente, es decir, nuestra piel es menos vulnerable a envejecer.

"Unos telómeros más largos probablemente sean un factor que explique la protección contra el envejecimiento prematuro de la piel en las personas que habían sufrido de acné previamente", explica la doctora Veronique Bataille, dermatóloga y autora principal del estudio.

Si tu adolescencia fue una batalla contra los granos, seguro que estás pensando: ¡gracias Karma!

Artículos relacionados