La ceremonia del té se traslada al cuidado del cabello

Todo un ritual de belleza, relax y placer que cuida tu pelo y te relaja gracias a sus masajes de shiatsu.

Lo más popular

Toda una mezcla de belleza, relax y placer para cuidar el cabello es la propuesta de los exclusivos tratamientos Shu Uemura en los salones MadRoom en Madrid en el que trasladan la ceremonia japonesa del té a los cuidados del pelo. Inspirándose en este ritual, se realizan tratamientos de belleza que consiguen extraordinarios resultados para todo tipo de cabello combinado con un masaje shiatsu unido a la digitopuntura, una técnica que oxigena la sangre y libera tensiones. Y todo ello con productos con ingredientes y aceites especiales como el de camelia, rosa mosqueta o argán.

Publicidad

Lo primero es activar la circulación. Para ello, se hace un masaje revitalizante en la parte delantera, lateral y posterior de la cabeza. Después de unos minutos, el cuero cabelludo empieza a oxigenar la sangre de todos los capilares de la piel de la cabeza. También se realiza otro masaje, el relajante, que se aplica en la parte delantera, lateral y trasera de la cabeza, lo que proporciona una relajación increíble.

Lo más popular

Los masajes están inspirados en los masajes shiatsu y el resultado, además de bienestar y relajación, se traduce en el aspecto del cabello ya que se logra que el cuero cabelludo y el pelo esté más sano y cuidado.

Hay varios tipos de ceremonia capilares que incluyen masajes craneales, de cuello, hombros, trapecio, brazos y manos. Dichas ceremonias tienen distinta duración e intensidad y se dividen tres tipos:

1. Instant ceremony de 13 minutos solo con masaje craneal (25 €).

2.  Essential ceremony que dura 25 minutos consiste en un masaje craneal, de cuello, hombros, trapecio, brazos y manos (50 €).

3. Master ceremony. En sus 30 minutos de duración se realiza un masaje craneal, de cuello, hombros, trapecio, brazos y manos (90 €).

The Madroom.

El protocolo es el siguiente:

En la primera etapa se da la bienvenida (saludar, recibir, observar, preparar el acercamiento, acomodar al invitado).

En la segunda etapña se establecer un diálogo con el cliente (preguntar, escuchar, recopilar información, reformular, diagnosticar). En este momento se valoran tanto la comunicación verbal como la no verbal, por ello tanto los peluqueros como el salón estarán siempre impecables.

En la tercera etapa se dan consejos para mantener un cuidado óptimo del cabello (aconsejar sobre la gama de productos y la aplicación que mejor se adapte al cliente).

Y en la cuarta y última etapa se realiza la despedida y acompañamiento del invitado a la caja. En este punto se acompaña y agradece la visita al cliente y se le invita de nuevo a disfrutar de la experiencia ceremonial Shu Uemura.