Manteca de karité: la fórmula mágica para atenuar arrugas y mucho más

​Este producto natural es uno de los cuidados más antiguos y que mejor funcionan. Te contamos cómo usarlo para obtener todos sus beneficios.

Lo más popular

La manteca de Karité es uno de esos productos mágicos que nos da la naturaleza. Rosa González, asesora de belleza, naturópata y experta en terapias alternativas en Herbolario Capitán Haya de Madrid (917 705 393) nos cuenta qué es y cómo usarla. 

Se extrae de las nueces del árbol de karité, que crecen principalmente en el continente africano, mediante un proceso en el que se se trituran, se prensan y se llevan a ebullición. De esta manera se obtiene un aceite que es sólido a temperatura ambiente. Lo bueno es que es muy fácil de fundir, ya que una trozo de manteca funde entre las manos a 28º C, por lo que se puede manejar con mucha comodidad.

Publicidad

La manera de conservar este producto natural y sin refinar es guardarlo en una bolsa o un recipiente, en una zona seca y fresca, donde no le dé la luz del sol. Un trozo sólido de manteca de karité puede aguantar en perfecto estado hasta 2 años, incluso más si lo metes en el refrigerador. También puedes usar productos cosméticos a base de esta grasa natural, y su conservación variará según las indicaciones del fabricante.

Lo más popular

Según The American Shea Butter Institute  (Instituto Americano de la Manteca de Karité), está llena de vitamina A, perfecta para tratar eccemas, dermatitis e imperfecciones. Y también vitamina E, efectiva contra el envejecimiento celular y los radicales libres. Mejora y protege la piel incrementando la micro-circulación y evitando el daño solar.

La única precaución que se debe tomar con la manteca de karité es realizar antes un pequeño test si se tiene alergia al látex. Se debe poner un poco de manteca en una zona sensible de la piel y esperar para comprobar que no existe reacción. 

Te contamos los múltiples usos que este cosmético natural tiene. ¡Te adelantamos que vale para casi todo!

Regenerador natural

En la antigüedad ya se utilizaba para curar heridas por su capacidad regeneradora, por lo que ayuda a que la piel se cure y cicatrice con mayor facilidad. Además, es uno de los productos naturales más hidratantes del mundo, apto incluso para personas con la piel grasa, ya que se verán beneficiados sin tener esa sensación de exceso de sebo en la piel.

Un potente 'anti-aging'

También tiene propiedades antienvejecimiento sobre la piel. Es muy útil para atenuar arrugas y también para tratar estrías, por lo que las mujeres embarazadas y aquellas que estén en un proceso de adelgazamiento encontrarán en la manteca de karité a su mejor aliada para que la piel se conserve elástica en todo momento.

Se puede aplicar en el contorno de los ojos para evitar las 'arruguitas' que salen en esta zona con la edad y las expresiones faciales. Su efecto regenerador e hidratante conseguirá que tu piel se vea rejuvenecida.

Pelo perfecto

La manteca de karité también se puede usar para el pelo, como mascarilla regeneradora, que nutre las puntas, o como tratamiento antiencrespamiento. Prueba a aplicar de medios a puntas en el cabello seco, antes de lavar el cabello, el pelo quedará más suave. Después de peinarte y secar el cabello, aplica un poco de la manteca desecha en las manos por todo el cabello para evitar todos esos pelillos que quedan fuera de su sitio. Este truco está especialmente indicado para las chicas con el pelo rizado.

Protege la piel de los efectos dañinos del sol

Por su contenido en vitamina E, la manteca de karité puede aplicarse antes de exponer la piel al sol, como protector solar. Aunque aplicar un productos con factor de protección siempre va a ser la primera recomendación.

Después de estar al sol, la manteca de karité se puede usar como hidratante y calmante, dejando una piel cuidada y sedosa.

Manos siempre perfectas

¡Las manos agrietadas ya tienen solución! La manteca de karité es ideal para tratar esta molesta condición. Hidrata, calma y repara la piel reseca y escamada que aparece en las manos tras usar algunos productos, en época de frío, o por algún tipo de dermatitis.

Si tienes uñas débiles y quebradizas, este producto también te ayudará a mejorar su estado por su capacidad regeneradora.

Calma las irritaciones de la piel

Por eso se recomienda su uso después del afeitado, la depilación o incluso para los bebés. Los más pequeños de la familia pueden beneficiarse también de estas propiedades, especialmente aquellos que sufren dermatitis atópica o roces e irritaciones con el pañal.