Una manera más natural de cuidar tu piel

Descubre los beneficios que tiene cuidar tu piel con productos naturales. Patricia Pérez te los cuenta.

Lo más popular

La nutricionista Patricia Pérez lo tiene claro. Ella elige cuidar su piel con productos naturales. Por esta razón recomienda una serie de pasos para que la piel luzca más bonita que nunca usando productos naturales.

No laves tu rostro con agua del grifo

Recomienda usar agua mineral vaporizada o una infusión (ya fría) de caléndula para lavar el rostro. Esta planta tiene propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias, regeneradoras, suavizantes y desinfectantes. Puedes cocer gran cantidad y guardarla en un tarro o botella en la nevera para empezar cada mañana con la cara limpia y fresca.

Publicidad

Hidrata la piel

Después de lavar la cara, lo mejor es pasar a la crema hidratante. Apuesta por poner primero un sérum a base de aloe vera, seguido de una crema hidratante con esta misma planta. Tienen propiedades regenerantes y suavizantes, perfectas para lucir una piel hidratada y bella.

Tratamientos específicos

Apuesta por poner aceite de germen de trigo en la comisura de la boca y en el contorno de los ojos para evitar manchas y arrugas, gracias a su alto contenido en vitamina E.

Lo más popular

Para limpiar la piel (que no es lo mismo que lavarla), apuesta por una leche limpiadora a base de saporina, una planta con propiedades limpiadoras.

Una vez por semana, recomienda usar una mascarilla casera y natural. Se puede usar una de barro mineral. Recomienda las mascarillas de arcilla verde para las pieles blancas y de arcilla blanca para las que tengan la piel seca. Su preparación es sencilla, se pone un poco del barro y se añade agua hasta crear una pasta. Se aplica por el rostro, se deja actuar durante un rato en el que estés relajada y luego aclara con agua tibia. Para terminar, poner crema hidratante.

Aceites esenciales para cada tipo de piel

Para tratar una piel con tendencia acneica o con algunos granitos, el aceite del árbol del té será tu mejor aliado. Tiene propiedades antibacterianas y desinfectantes, además tiene agentes calmantes y purificantes, consiguiendo corregir la imperfección enseguida. Es mejor no tocar los granitos o será peor.

Si la piel es grasa, recomienda aprovechar las propiedades del aceite esencial de salvia, pues regula el sebo y es antisudorífica.

Las pieles más sensibles también tienen un aceite que les hará la vida más fácil, y es el aceite esencial de manzanilla, con muchas propiedades calmantes.