Hiperhidrosis: controla el exceso de sudor

Sudar demasiado puede llegar a ser un problema grave en muchos ámbitos, no solo físico, sino social o laboral. Te contamos cómo mejorar esta condición.​

Lo más popular

Sudar demasiado puede suponer un problema social. La sudoración es un proceso normal que realiza el cuerpo para regular la temperatura y adaptarse al medio en que nos encontramos, pero cuando sudamos de más y en zonas poco habituales, empieza a ser un problema de autoestima y de rechazo social.

El hiperhidrosis es un problema de exceso de sudoración que padece el 3% de la población. El sudor es producido por las glándulas sudoríparas ecrinas, que están controladas por fibras nerviosas. Se considera excesivo cuando se expulsan entre 0,75 y 1,2 litros de sudor, producidos por los tres millones de glándulas que hay repartidas por todo el cuerpo humano.

Publicidad

¿Qué factores pueden influir?

Según afirma el doctor José Luis López Estebaranz, director de Dermomedic en la revista 'AR', dos tercios de los pacientes son influidos por un factor genético, es decir, algún familiar padece también hiperhidrosis. También puede producirse el exceso de sudor por "factores infecciosos, hormonales y neurológicos", como mantiene la doctora Virginia Sánchez, de HM Hospitales, que habría que descartar antes de diagnosticar hiperhidrosis.

Lo más popular

¿Cómo afecta a quien lo padece?

Según el 'Informe del Sudor' de Unilever, el 70% de los españoles expresarán rechazo ante un exceso de sudor. Quien lo padece, tiene mayor preocupación por el mal olor (80,9% de los encuestados) que por las manchas de humedad que puedan verse (29,9%).

Pero ambas cosas tienen solución, mientras elegimos alguno de los posibles tratamientos que pondremos a continuación. El mal olor se produce por la descomposición química de la flora bacteriana de la zona que sufre el exceso de sudor y por una acumulación excesiva de células muertas, según cuenta el doctor López Estebaranz. Así que lo mejor es cuidar mucho la higiene y apostar por productos que eviten el olor.

También se puede optar por productos antitranspirantes. España es el mayor consumidor de Europa de este tipo de productos que hacen que sudemos menos. Pero esto no quiere decir que el olor se enmascare, para eso están los desodorantes.

En cuanto a las manchas en la ropa, lo mejor es optar por tejidos ligeros y ropa oscura, donde la mancha no sea tan evidente. Algunos expertos también recomiendan usar tejidos muy porosos, que repelan el sudor o que transpiren muy bien, cómo los que usamos para hacer deporte.

La iontoforesis es uno de los tratamientos para el exceso de sudor.

¿Qué tratamientos existen?

Si con los consejos anteriores no hemos podido aplacar nuestro problema y deseamos recurrir a una solución definitiva, hay muchos tratamientos para elegir. Los expertos recuerdan que cuando se trata una zona con exceso de sudoración, este problema no se traslada a otra zona del cuerpo.

Iontoforesis: Es un tratamiento indoloro que consiste en aplicar una corriente eléctrica a través de electrodos húmedos en las zonas afectadas. El tratamiento debe aplicarse 20 minutos al día, pero hay dispositivos que permiten hacerlo desde tu propia casa, como el de martiderm.com. Su precio es de 170€.

Toxina butolínica: popularmente conocida como bótox. Esta toxina anestesia la zona en la que se inyecta, de manera que las glándulas quedan paralizadas, evitando el exceso de sudoración en la zona (las más comunes son las axilas, palmas de las manos, plantas de los pies y el rostro). Este tratamiento también inhibe la liberación de una sustancia que estimula la aparición del sudor, la acetilcolina. Es un proceso indoloro, pero temporal. Deberías someterte a 6 o 12 sesiones que solo durarán 10 meses. Su precio es a partir de 500 €.

Láser de diodo y de Neodimio Yag: Se suele aplicar en axilas e ingles para destruir las glándulas sudoríparas. Es un remedio definitivo que suele conseguirse en tan solo una sesión, pero su precio es elevado, unos 3.000 €.

Cirugía: puede ser abierta o a través de endoscopia. Este procedimiento consiste en realizar una pequeña incisión en el tórax, donde está la vía nerviosa encargada de estimular la sudoración. Interrumpiendo esta transmisión se interrumpirá la sudoración. El único problema es que puede producirse un exceso de sequedad en la zona tratada. Es un tratamiento algo más caro, a partir de 7.500 €.

Medicamentos: La oxibutinina es un medicamento que impide la conexión entre las fibras nerviosas y las glándulas sudoríparas. Es un antiespasmódico administrado por vía oral muy efectivo para tratar la hiperhidrosis en varias zonas a la vez, según afirma la dermatóloga Virginia Sánchez.