​Los aceites: no sólo para cocinar

Llenos de propiedades, hidratan y regeneran tanto la piel como el cabello. Conoce los diferentes tipos de aceites que te ayudarán a realzar tu belleza.

Lo más popular

Los aceites son cada vez tan comunes en la cosmética como en los fogones, y que no nos extrañe. Debido a sus propiedades y posibilidades podemos utilizarlos para infinidad de usos distintos: para las pestañas, las uñas, las zonas agrietadas, las estrías, el pelo… ¡para todo!

Dependiendo del origen de la semilla o fruto del que se extrae, tendrá unas cualidades u otras, pero de todos se puede sacar algo. Debido a su buena fama y su popularidad, ahora son más fáciles de conseguir que antes, y los encontramos tanto al natural como implementados en cremas, champús y otras sustancias. Eso sí, según aconseja la especialista en productos naturales, Patricia Pérez, en su blog YoSiKeKomo (yosikekomo.blogs.diezminutos.es), mejor que sea ecológico y de la primera prensa en frío.

Publicidad

La bloguera nos recomienda los siguientes:

- El aceite de oliva: es ideal para pieles y cabellos, pero debido a su intenso olor, en cosmética y en su formato natural, se utiliza más bien poco. Es rico en ácidos grasos esenciales y en vitaminas que evitan el envejecimiento. Previene estrías, arrugas y ayuda a reforzar las uñas quebradizas.

- Aceite de Argán: es rico en vitamina E por lo que tiene una acción reparadora y regeneradora de la piel, además es antioxidante y tiene propiedades cicatrizantes. Es ideal para aportar brillo al cabello. Gran antiarrugas.

Lo más popular

- Aceite de Coco: aunque parezca increíble, está indicado para pieles mixtas y grasas. Refresca la piel después del sol y del cuero cabelludo, además de oler de maravilla. Tiene propiedades de filtro solar (insuficiente para pieles blancas) y es un buen limpiador dental.

- Aceite de Jojoba: Es excelente para la cara y el pelo. Combate el acné y es un buen antiarrugas. Al penetrar rápidamente en la piel, ayuda a calmar las quemaduras y es recomendable en casos de problemas dermatológicos como la psoriasis y los eczemas.

- Aceite de Rosa Mosqueta: Evita la formación de estrías y es muy cicatrizante. Ideal para la tripa de las embarazadas (durante y después).

- Aceite de Ricino: Aunque con mala fama, este aceite evita la formación de manchas en la piel y es ideal para las pestañas y el pelo. Ayuda a que crezcan fuertes y sanos.

- Aceite de Albaricoque: Tiene un olor estupendo y es de fácil absorción, lo que lo hace ideal para pieles sensibles y delicadas como las de los bebés. Es muy nutritivo y se puede utilizar como loción después del afeitado.