¿Strobing o contouring? El maquillaje de las Kardashian

Si prefieres marcar tus rasgos, apuesta por el contouring, pero si te gusta lucir una piel muy luminosa, aprende la técnica del strobing.​

Son dos técnicas de maquillaje que potencian los rasgos con técnicas diferentes y que han popularizado las mediáticas hermanas Kardashian, que convierten en tendencia todo lo que hacen y usan.

Tienen en común que ambas técnicas estructuran el rostro y destacan los pómulos a través del uso de los colores. Pero, ¿sabemos cuáles son las diferencias? La experta en belleza Myriam Yébenes nos cuenta sus características para que saques el máximo partido a las dos y realices la que mejor se adapte a tu rostro y cada situación. 

Publicidad

Contouring 

Emplea tonos oscuros e iluminador para potenciar la forma natural de nuestra estructura ósea. El objetivo es crear un efecto natural evitando el artificial que provocan muchos maquillajes. Se esculpe el rostro enfatizando los rasgos con un tono más oscuro que la piel, que consigue estilizar el rostro y los contornos mediante un juego de sombras. Dependiendo de la forma de nuestra cara se oscurecen unas zonas y se iluminan otras. El objetivo final es equilibrar todos nuestros rasgos faciales suavizando unos y potenciando otros.

Lo más popular

Esta técnica es más adecuada para las chicas que deseen mantener un look mate en su maquillaje, por lo que le va muy bien a las que tienen la piel mixta o grasa y se atrevan a adentrarse en los secretos de esta extendida técnica de maquillaje.

Strobing 

Aunque lo han popularizado Kim Kardashian y sus hermanas, los maquilladores llevan años usando esta técnica. Consiste en lograr una piel luminosa utilizando un iluminador en puntos clave del rostro (frente, aletas de la nariz y barbilla). Este efecto le da dimensión a nuestro rostro y resalta nuestras mejores facciones a través de puntos de luz.

Es un truco ideal para las que tienen la piel más apagada, devolviéndole su luminosidad. Jugar así con la luz también ayuda a disimular los primeros signos de envejecimiento. Si tienes la piel grasa, no abuses del strobing, pues el exceso de grasa sumado al efecto del iluminador te dará un aspecto demasiado brillante, que seguro que no buscas.