Elegir de qué color vas a pintar las paredes puede ser una decisión difícil, especialmente para aquellos pequeños espacios que quieres que parezcan más grandes y que tengan más luz. La próxima vez que te veas en esa tesitura, ten en cuenta estos trucos que nos da el diseñador de interiores Pete Bonney.

    1. Es mejor pintar los techos bajos en blanco o en tonos pastel que en oscuro, porque parecerá todavía más bajo de lo que realmente es.

    Publicidad

    2. Si tienes una habitación oscura con un techo alto, instala una cenefa en la pared y pinta el techo y la parte de arriba de la pared en blanco. Esto creará el efecto de que el techo se expande e incrementará el nivel de luz reflejado en la habitación.

    3. Opta por tener la habitación en un tono único, también los muebles más grandes y las cortinas.

    4. Haz que se refleje la mayor luz posible en un espejo o en las superficies de los muebles.

    Lo más popular

    5. Las habitaciones estrechas y alargadas, se pueden "ensanchar" utilizando un color cálido en la pared del fondo.

    6. Los techos altos parecerán más bajos utilizando un color intenso.

    7. Los tonos fríos agrandan visualmente. Opta por violetas, azules y verdes.

    8. Emplea patrones de diseño horizontales en espacios estrechos y líneas verticales para habitaciones bajas.

    9. Juega con molduras horizontales en la parte superior de las paredes de un ático con poca altura, pero siempre deja el techo en blanco.

    10. Y el último consejo, aunque no sea de color, debes tenerlo siempre en cuenta: evita objetos o muebles grandes en los espacios pequeños y juega con coquetos cojines o marcos de fotos para dar el toque especial que deseas.

    Vía GoodHouseKeeping UK