Trucos para sacar partido a un habitación compartida

Si tus hijos comparten habitación, te contamos varios trucos para que sea un dormitorio totalmente funcional.​

Lo más popular

Que los hermanos compartan dormitorio ya no es un problema. Estudiar, dormir y jugar es tarea fácil si sabemos organizar el espacio y transformarlo en un ambiente lúdico y multifuncional. Con estos trucos sabrás cómo hacerlo.

Todo en una pared

Consiste en agrupar todo el mobiliario en un mismo lado despejando al máximo el espacio. Para esto, lo ideal es tener en cuenta los metros de la pared y hacer muebles a medida que encajen como un rompecabezas. Coloca una litera o una cama nido junto con la mesa de estudio, crean un tándem perfecto.

Publicidad

Con zona de juegos

Un espacio de juegos es imprescindible en el cuarto de los más pequeños. Conseguirlo es fácil si despejamos el centro y la disposición de los muebles la colocamos en forma de "L". De esta manera el mobiliario resulta muy cómodo, y si lo encajamos de la manera adecuada, la mesilla de noche y el cabecero pueden ser parte de la mesa de estudio.

De aire retro

Hacer un mestizaje entre muebles antiguos y nuevos es un acierto total. Por ejemplo, elige unas literas modernas y mézclalas con unas mantas de punto retro en tonos azules, y algún pupitre vintage de finales del XIX. Combinar rayas y cuadros en la pared es un punto que también funciona.

Lo más popular

Multiplicado por 2

Si cuentas con algo más de espacio, es muy interesante tener todo por partida doble. Opta por poner dos armarios, y coloca un escritorio más largo, ya que de una sola mesa, se pueden sacar dos espacios independientes con una silla para cada uno. Además, para dividirla, puedes colocar una cajonera para ampliar el espacio de almacenamiento.

Un único mueble

Con una pieza hecha a medida podemos conseguir una cama nido, una estantería enorme, la mesa de estudio y mucho espacio de almacenamiento. Lo bueno de este tipo de mobiliario es que con una sola pieza lo tienes todo, y para que el mueble no quede muy contundente visualmente, es mejor que lo elijas en un color claro.

Para todas las edades

Una tarea difícil es cómo hacer para que el dormitorio sea lo más atemporal posible y crezca a la par que el niño sin tener que hacer demasiadas modificaciones. Si elegimos una combinación de materiales y colores adecuada, el trabajo está hecho. Los grises, amarillos y tostados funcionan muy bien, y combinan de maravilla con maderas en color natural. Los muebles geométricos y con líneas rectas se adaptan a cualquier edad.