Cómo elegir el color ideal para tu hogar

​Hay vida más allá de las paredes blancas. ¡Atrévete a llenar de color tu hogar!

Lo más popular

El color de las paredes es algo difícil de elegir. Si no tienes miedo a salirte del blanco, no te pierdas estas claves para elegir el color de tu casa, según el efecto que quieras conseguir.

Un color intenso

Un rojo intenso y mate sobre una pared lisa queda espectacular. Eso sí, debes buscar un equilibrio. Que los muebles, los elementos de carpintería y la decoración sean en blanco y en colores muy discretos, de lo contrario, el ambiente quedará muy recargado.

Publicidad

Que la pared combine con los estampados

Debes pensar en la habitación como unidad. Elige un color para decorar la pared que combine a la perfección con las cortinas estampadas, por ejemplo. De esta manera conseguirás una sensación de unidad a la vez que potencias el color de la pared y el efecto del estampado en una decoración que debe ser más sencilla y discreta.

No te salgas de la gama cromática

Una apuesta segura es ceñirse a una gama cromática concreta y elegir el color de las paredes y los complementos en torno a ella. La manera más fácil de actualizar tu casa es elegir muebles sobrios y atemporales, para personalizar el espacio apuesta por complementos pequeños pero vistosos, más fáciles de sustituir cuando quieras darle un nuevo aire a esa sala.

Lo más popular

Elige bien el foco de atención

Por ejemplo, una escalera. Destaca la subida al siguiente piso de tu hogar con una pared pintada en un color llamativo o un papel pintado que destaque.

Dos colores también funcionan

Uno de ellos debe llevar siempre el protagonismo. Elige un tono claro o blanco que complemente la pared que lleva el color más fuerte, de esta manera consigues crear una sensación de fluidez, profundidad y dinamismo en el cuarto.

Unas molduras diferentes

Dale un toque diferente a esa pared de molduras pintándola de un color intenso, por ejemplo un azulón. Que este sea el toque moderno de la sala, dejando un mobiliario muy clásico en la habitación, creando un contraste ideal.

Si tienes una sala pequeña, colores claros

Pinta las paredes de tonos claros para dar mayor sensación de amplitud y luminosidad a la sala. Que los muebles y complementos también sean en tonos suaves, evita maderas como el ébano o el caoba, son demasiado oscuras para una sala pequeña.

Combina gris y blanco para dar profundidad a una habitación

Para dar profundidad, el gris

Elige un tono gris para pintar la pared principal de la sala. Mantén las otras paredes de color blanco, así como todo el mobiliario, esto ayudará a dar profundidad a la habitación.

Una pared dedicada a los niños

Pinta una pequeña pared con pintura de pizarra negra. Es el tablón ideal para que tus hijos dejen sus dibujos y mensajes sin estropear el resto de paredes de la casa.

Añade elegancia con un color berenjena

Este tono es ideal para crear un aspecto sobrio y elegante. Apuesta por pintar tu cocina de este color si tienes muebles de acero inoxidables, el contraste será precioso.

Una casa con un toque industrial

Si la decoración de tu casa tiene una inspiración industrial, atrévete a pintar una pared de gris o negro, un tono que va acorde con la decoración.

Apuesta por colores arriesgados sobre un zócalo blanco.

Añade un zócalo

Dale un toque diferente a las paredes de tus hijos añadiendo un color intenso en la parte de arriba, mientras mantienes un zócalo blanco, sencillo. 

El azul es relajante

Está probado científicamente. Por eso pintar tu dormitorio en tonos azules es la mejor idea. Crea un ambiente relajante e íntimo con este color.

Un baño con aires marinos

Dale un toque fresco a tu baño usando un tono aguamarina en las paredes del baño, en contraste con el color blanco del aseo y el lavabo es ideal.

El techo más bajo

Si tienes una habitación pequeña, por ejemplo un baño, en la que los techos son demasiado altos, procura achatarla visualmente. Para ello, pinta rayas verticales bastante anchas en dos tonos, y deja los 50 cm superiores y el techo en color blanco.