Cómo hacer crepes de la manera más fácil y rica

Las crepes son muy sencillas de elaborar y resultan una delicia. ¡Anímate a prepararlas! Te decimos cómo hacerlas y cómo combinarlas.

Las crepes son un alimento muy versátil, las puedes servir dulces o saladas, y comer de primero, de postre, merienda o en cena informal. Se preparan en pocos minutos y cuestan muy poco. Además, son fáciles de elaborar y bien presentadas resultan un plato gourmet.

Lo mejor es que gustan a grandes y pequeños, estos estarán encantados de ayudarte. ¿Se puede pedir más?

Publicidad

Ingredientes

Ingredientes (4 personas)

• 150 g de harina
• azúcar
• 4 huevos
• 1 dl de leche
• 80 g de mantequilla
• 2 dl de nata
• sal

Paso 1

Poner en un cuenco grande 150 g de harina, tres huevos enteros, 80 g de mantequilla derretida, una cucharadita de azúcar, tres dl de leche y una pizca de sal. Mezclar bien con la batidora. La mezcla resultante debe quedar bastante ligera.

Publicidad

Paso 2

Poner una sartén al fuego con una cucharadita de mantequilla. Volcar la cantidad justa de la mezcla para que cubra el fondo de la sartén.

Paso 3

Esperar un minuto y dar la vuelta. Repetir la operación hasta acabar la masa.

Para que salgan bien es muy importante que la sartén sea antiadherente y no se peguen.

Publicidad

Truco

Si quieres que las crepes queden más gorditos sólo tienes que añadir más harina a la masa para que quede un poco más consistente.

Presentación

Las crepes se pueden tomar dulces o salados por lo que te pueden resolver un primer plato o un postre.

Para abrir boca os proponemos unas crepes rellenas de bechamel y salmón o de vegetales, aunque son mil las recetas que se pueden hacer con crepes saladas.

De postre también tienes infinidad de ideas como las rellenas de dulce de leche; de chocolate y nata o de frutos rojos con leche condensada.

Publicidad

Consejo para su conservación

Si no las vas a consumir en el momento una buena forma de conservarlas es untarlas con mantequilla en el momento de retirarlas de la sartén y doblarlas en triángulos. Guardalas en un envase hermético o si las dejas en un plato ponles un papel film por encima. Las tendrás listos para consumir en cualquier momento.